3 claves para pasar tu negocio al low cost

Low cost

La estrategia del low cost fue popularizada hace unos años por las aerolíneas de bajo coste, aunque su propuesta de valor es la del tradicional bueno, bonito y barato.

Lo que empezó como una guerra de precios en los billetes de avión se ha convertido en un modelo de negocio de éxito muy demandado por el consumidor, por eso la estrategia del low cost se ha trasladado a otros sectores y negocios, por ejemplo el de la alimentación, con las marcas blancas del distribuidor. Pero, ¡ojo! El low cost no es lo mismo que el bajo coste, porque el cliente que busca el low cost no es precisamente el que paga el precio más bajo, sino el que no quiere pagar sobrecostes por un producto o servicio. Son personas dispuestas a gastar más de manera global si el precio unitario baja.

El caso típico es el del viajero mochilero que realiza varios viajes al año gracias aerolíneas y alojamientos de bajo coste, y para eso debemos saber qué quiere el cliente y que estaría dispuesto a renunciar de nuestro producto o servicio. Esa información no sólo permitirá fidelizar al cliente como -en el ejemplo del mochilero- sino que también permitirá que reduzca los gastos de tu empresa. Aún así, los modelos de negocio low cost tienen el mismo punto débil que los que se basan en precios bajos: necesitan un elevado volumen. De todas formas, merece la pena que trates de pasar tu negocio al low cost usando algunas de estas ideas:

  • Elimina lo que sobra y que no es clave para satisfacer al cliente. Por ejemplo al comprar un billete de tren, avión o autocar queremos llegar a tiempo a nuestro destino y no es indiferente comprar el billete online a través de la web de la compañía, lo que por otro lado no sólo es una forma de reducir costes de distribución sino también de costes de promoción al tener datos de hábitos de compra. En algunos hoteles se prescinde del personal de recepción y es el cliente el que contrata la habitación en una especie de máquina de vending que tras el pago le da las sabanas y la llave magnética de la habitación. La clave al eliminar es que el cliente tenga que renunciar a ciertos  accesorios a cambio de una reducción elevada en el precio y siempre y cuando no se afecte a la calidad del servicio o producto principal.
  • Apóyate en Internet porque una web bien diseñada, posicionada en buscadores, presente en Redes Sociales, y visible en dispositivos móviles, te permitirá llegar al volumen que necesita tu negocio low cost para aprovechar las ventajas de las economías de escala. Además Internet permitirá reducir costes de promoción, distribución, personal e incluso de local u oficina, siendo el medio de publicidad ideal para la oferta low cost por su viralidad para difundir buenas ofertas.
  • Reinventa el modelo de negocio que existía hasta ahora en tu sector. Analiza la oferta de la competencia para así poder simplificarla y reducir los costes. La clave es dar una versión más reducida, más básica de tu producto o servicio, así, al ofrecer un buen precio captarás la atención de tus potenciales clientes, que probarán tu producto o servicio al ser menos arriesgado, a nivel económico, por el menor precio. Una forma de reducir costes, por ejemplo, es utilizando una aplicación gratis de gestión en la nube 😉

Así que recuerda, el éxito en el low cost depende de alcanzar un volumen elevado de clientes y para ello debes de mantener la calidad y sobre todo darlo rápidamente a conocer para que el boca a boca funcione y competencia no te copie la idea.

New Call-to-action

Comentar

Venga, lánzate y haz el primer comentario. Estamos deseando escucharte.

Hacer un comentario