3 consejos a la hora de pedir financiación a un banco

Pedir financiación

Puede que vayas a pedir financiación a un banco ante la oleada de mensajes positivos que estamos recibiendo a través de la publicidad: “Haz crecer tu negocio”, “somos tu mejor socio para crecer”,  “crecer en los negocios es darles crédito”, y otros tantos mensajes que nos animan a que hagamos crecer nuestros negocios.  Pero, ¿realmente es el momento de crecer? 

A peor es difícil que vayamos, así que sólo cabe hablar de recuperación pero todavía es muy débil. De todas formas el que da primero da dos veces, y el mundo de los negocios es para los valientes. Así que si has pensado que es el momento de pedir financiación a un banco para aprovechar su buena voluntad, aquí te dejo algunos consejos:

  1. Empieza a entender cómo piensa un banco: recuerda que solicitar financiación es más una negociación que otra cosa, y precisamente no es entre iguales, . Y como en toda negociación hay que saber qué objetivos tiene la otra parte y llegar a un acuerdo en el que ambas partes ganen. Recuerda que los ingresos de un banco provienen principalmente de los intereses, ya que vende dinero y, de forma secundaria, de las comisiones, que han ido ganando peso en la cuenta de resultados de los bancos. Recuerda que cada oficina funciona como una cuenta de resultados independiente, con sus ingresos y gastos responsabilidad del Director. Por lo tanto y conociendo los precios del banco con el que vayas a negociar debes de ofrecerle una previsión del negocio que le vas a generar: saldos medios de cuentas, inversiones financieras como depósitos, importe y tipos de financiación, operativa de cobros (pagarés, domiciliación de recibos, cheques, etc), operativa de pagos (nóminas, impuestos, seguros sociales, etc), seguros, etc.
  2. Prepara bien tu expediente: y para ello no tienes que dar más información de la necesaria, porque cuanto más detalle más fácil será contradecirte. Y ése es un error imperdonable al pedir financiación a un banco. Un expediente completo deberá de incluir apartados como información mercantil, fiscal, económica y financiera, de inmuebles, endeudamiento bancario,  etc. Es fundamental no estar en el y en caso de estarlo no ocultarlo y justificar los motivos.
  3. Plantea bien la operación: porque si no lo haces bien al pedir financiación a un banco, obtendrás un no por respuesta. Es difícil que una operación denegada se vuelva a replantear, salvo que el director de la sucursal a la que presentas la operación tenga mucho interés. Para ello las claves a seguir son:
    • El destino de la financiación debe de quedar claro y ser acorde a los objetivos de inversión del banco. Difícilmente obtendrás financiación para pagar gastos generales si estás en pérdidas, pero si vas a comprar una máquina para ampliar la producción es otra cosa.
    • La capacidad de reembolso es la clave al pedir financiación a un banco. Y por eso debe de estar bien justificada, a través de la generación de beneficios y por lo tanto de flujos de caja positivos. Demuestra tu reputación y calidad crediticia mostrando el histórico de pagos a otros bancos.
    • Las garantías que puedas aportar, por ejemplo avales o hipotecas, jamás justifican la operación a la hora de pedir financiación a un banco.

Tú opinión es muy importante para nosotros, así que estás invitado a dejar tus comentarios y opiniones. Y si crees que el post puede ser de utilidad para otras personas, ayúdanos a difundirlo a través de Redes Sociales.





programa de facturacion