3 ideas para que un pequeño comercio sobreviva sin Internet

Sin internet

Sobrevivir para el pequeño comercio cada vez es más difícil. Empresas de comercio electrónico como Amazon están aumentando la presión al comercio tradicional, siendo un duro competidor tanto para grandes comercios como para pequeños. Hoy en día todavía parece que hay cierta preferencia por tocar el producto en una tienda física y poder llevárselo pero, poco a poco, los precios agresivos y las mejoras en la logística están haciendo que el pequeño comercio se esté quedando atrás en la carrera por el cliente actual. Grandes superficies como Fnac están combinando el mundo online con el físico, a través de la compra vía aplicación en el smartphone para luego recoger el producto en la tienda tradicional. Sin embargo, el pequeño comercio no está apostando por el comercio electrónico. Porque precisamente los smartphones están haciendo que el cliente pueda ir a la tienda física, probarse un producto y en ese mismo instante comprarlo a través de su smartphone en la tienda online del mismo distribuidor o de otro diferente, como Zappos, a un precio inferior.

Por eso, el pequeño comercio tiene que reaccionar, y aunque estar en Internet con presencia en Redes Sociales y tienda online debería ser algo obligatorio en base a las tendencias de compra omnicanal, todavía se puede competir con los grandes comercios aplicando algunas de las siguientes ideas:

  1. Mejorar la atención al cliente: hoy en día hay compradores que saben más que los propios vendedores del pequeño comercio, la razón está en Internet, una inmensa fuente para buscar información sobre cualquier producto. Si el vendedor físico no es capaz de dar un buen servicio cara a cara al comprador, seguramente lo perderá para siempre. Por eso es fundamental que conozca a fondo su producto, probándolo antes si es necesario para poder aconsejar en base a conocimiento real, lo que seguramente permitirá fidelizar al cliente frente a la automatización del comercio online.
  2. Crear una experiencia única: ir a comprar, y sobre todo en España, forma parte del ocio y de las relaciones sociales. Es muy importante crear en el pequeño comercio de proximidad un entorno que favorezca la experiencia de compra con un local cuidado, con espacios donde nuestro cliente se encuentre cómodo para probar o consultar la oferta de productos y teniendo en cuenta la comodidad de los acompañantes, como por ejemplo niños.
  3. Diferenciación en base al catálogo de productos: porque sigue habiendo productos que sólo se pueden encontrar en el pequeño comercio; nichos como los discos en vinilo, cuyos compradores prefieren el pequeño comercio al online.

New Call-to-action