3 lecciones de Alain Afflelou para los emprendedores

Alain Afflelou

Quizás Alain Afflelou no sea tan conocido o tan mitificado como Steve Jobs y Apple, pero dentro de su sector es todo un referente.

Alain Afflelou es el fundador de la empresa que lleva su nombre y, por tanto, presidente de la mayor óptica europea. Nacido en Argelia e hijo de un panadero, a los 14 años emigró con su familia a Francia, donde estudió Optometría en París. Y a partir de ahí, creó un imperio a base de sencillos mensajes publicitarios que él mismo diseña y protagoniza. Un caso extraordinario pero del cual las pequeñas empresas, pueden aprender algunas lecciones:

  1. Apostar por el marketing: la compañía de Alain Afflelou ha llegado a invertir el 100% de los beneficios de un año en marketing. Precisamente las pequeñas empresas son las que más necesitan el marketing y sin embargo las que menos invierten en él. Afflelou ha sabido combinar buenas campañas publicitarias con elevados descuentos, algo que no era habitual en su sector, por lo que es lógico que ante tal oportunidad de mercado, se haya hecho con el liderato y la cuota de mercado.
  2. Crear la oportunidad: Alain Afflelou acabó sus estudios de Optometría en París con 23 años, por lo que al ser demasiado joven nadie le daba trabajo. Lo que hoy en día parece un efecto de la crisis y del sistema educativo que dejará a una generación entera sin oportunidades, fue realmente para él un incentivo para abrir su propio negocio, asumiendo un elevado riesgo al pedir un préstamo de varios millones de francos. Sin embargo el moderno concepto de la primera óptica de Alain Afflelou, hizo que creciera como la espuma.
  3. Saber delegar: empezó haciendo de todo, no en vano su especialidad era la optometría pero sin embargo desde el primer día, como le pasa a muchos autónomos, tuvo que hacer de todo: desde pedir financiación para abrir su primer local, hasta llevar los números y atender a los primeros clientes, aunque en lo que siempre se ha especializado es en el marketing, verdadera clave de su éxito. Alain Afflelou ha delegado todas las tareas menos la de marketing que todavía lleva y dirige personalmente porque sin sus conocimientos de optometría no podría ser un buen responsable de marketing. Sin embargo, y al margen de complejas campañas, sabe combinar colorido y alegría con financiación y descuentos para vender su producto. Al final todos queremos comprar para sentirnos más felices, pero a veces no tenemos dinero suficiente. Esto lo ha sabido entender Afflelou a la perfección, tanto que ya está inmerso en trasladar su modelo de éxito a la venta en Internet.

Tú opinión es muy importante para nosotros, así que te invito a que dejes tus comentarios y opiniones. Y si crees que el post puede ser de utilidad para otras personas, ayúdanos a difundirlo a través de Redes Sociales.





programa de facturacion