3 lecciones de Zara para los emprendedores

zara
Zara es sin duda una de las empresas españolas más conocidas y sobre todo un ejemplo para los emprendedores sobre cómo fundar, hacer crecer, e internacionalizar un negocio en una sola generación. Un ejemplo de cómo el trabajo duro, pero sobre todo la visión y el sentido común, de su fundador, han convertido a Amancio Ortega en uno de los empresarios más exitosos de España y una de las personas más ricas del mundo.
Viendo su trayectoria profesional no podemos decir que construir el imperio Zara lo haya hecho sólo por dinero. Amancio Ortega puede, y debe ser, ejemplo para muchos emprendedores que, cansados de su trabajo por cuenta ajena, deciden “montar algo”. El éxito y el tamaño de esa idea de negocio dependerá de la aplicación o no de lecciones como éstas:
  1. Conocer muy bien el negocio: el fundador de Zara empezó a trabajar desde muy joven, antes de los 18 años, en el sector de la moda aunque, en aquella época, se hablaba más de confección. Al fundar lo que sería el origen de Zara, contaba con una dilatada experiencia en el sector y, además, era una experiencia obtenida desde abajo, desde la primera línea de batalla. Eso le ha permitido establecer unos fuertes cimientos que todavía hoy, y a pesar de los cambios en el mercado y en las nuevas tecnologías, siguen siendo vigentes en el Grupo Inditex. Por ejemplo, la importancia del escaparate y la ubicación de sus tiendas; son piezas clave en su estrategia de comunicación e imagen de marca.
  2. Orientación al cliente: la experiencia del fundador detrás de un mostrador le permitió conocer muy bien los gustos de sus clientes. De hecho fue esa capacidad de observación la que le hizo cambiar de producto al inicio de los orígenes de lo que más tarde sería Zara: pasaron de fabricar cucos de bebé a batas con una mejor relación calidad – precio que la competencia. A ellas poco a poco fueron añadiendo un mejor diseño así como tallas más grandes para captar nuevos segmentos de mercado que estaban siendo desatendidos por la competencia.
  3. Rapidez: si algo diferencia a Zara del resto de competidores, es su rapidez para captar los gustos y tendencias del mercado, fabricarlos, y exponerlos en unas pocas semanas en sus tiendas de todo el mundo.  Zara ofrece la última moda, y lo hace a precios razonables. Para ello la rapidez es una pieza clave, porque si no eres el primero entonces tus clientes gastarán su dinero en la competencia. Para ello Zara a sabido implementar novedosos mecanismos a todos los niveles, en especial en logística y comunicación interna, es decir, entre las tiendas que captan los gustos y la central que diseña, fabrica y distribuye.

anfix.com





programa de facturacion