3 lecciones del gigante Amazon para el comercio

Amazon

Amazon ha revolucionado el mundo del comercio online pero también del comercio tradicional. Su crecimiento imparable desde su lanzamiento está provocando que la mayor parte de comercios tradicionales, tanto grandes como pequeños, estén sintiendo la presión del gigante.

Desde su fundación en 1995 con una oferta imbatible en ese momento: más de 1 millón de libros en catálogo, no ha parado de ampliar la gama de productos que vende. Hoy en día Amazon vende casi productos de todo tipo gracias a un sistema logístico muy complejo y eficiente para entregar sus pedidos en el menor plazo posible. De hecho, la obsesión por reducir los plazos de entrega está haciendo que se plantee al uso de Drones en EEUU para realizar la entrega de sus productos en menos tiempo. Sin duda algo muy futurista pero no exento de trabas a la hora de su aplicación real.

Al margen de escenas casi propias de la ciencia ficción, el hecho es que Amazon no es sólo un modelo a copiar para cualquier comercio, sino que sobre todo es el gran enemigo a batir que poco a poco va entrando en nuevas gamas de productos. Esto obliga a que el comercio se haga más eficiente aprovechando los puntos fuertes y débiles en base a las siguientes lecciones:

  1. Su enorme volumen le permite rebajar gastos: lo que se repercute al consumidor con unos menores precios respecto de otros comercios llegando Amazon a no cobrar gastos de envío a sus mejores clientes, por no hablar de las facilidades para realizar cualquier devolución.
  2. El análisis de la información, conocido como Big Data: le permite tener uno de los sistemas de recomendación de productos más avanzados y completos del mundo. Eso hace que, además de generar más ventas, el comprador tenga más información que en el comercio local.
  3. La logística es una pieza clave para la lograr la satisfacción del cliente: el plazo de entrega es una de las grandes claves en cualquier comercio de productos por Internet. Cada hora que pasa sin que el cliente tenga su producto aumenta su ansiedad y por tanto se reduce su satisfacción, por no hablar si encima recibes algo que no has pedido. Por eso la parte logística es tan importante y tan cuidada por Amazon. Para ello cuenta con numerosos centros logísticos que revisan que no haya ningún desperfecto en los productos antes de su envío. Dado el alto número de artículos existentes y para facilitar su localización y envío, todos los productos se escanean y se ubican en una estantería según su tamaño, ubicación que también se escanea. Así, es muy fácil localizar y comprobar que el producto coincide con el pedido online, pudiendo agruparse más rápido y fiablemente de cara a su envío.

control de stock

Comentar

Venga, lánzate y haz el primer comentario. Estamos deseando escucharte.

Hacer un comentario