3 pasos para crear tu empresa desde cero

Como montar un negocio desde cero

Sólo necesitas tres pasos para crear una empresa desde cero, para convertir tus sueños en realidad y ser un emprendedor.

Aunque parecen pocos pasos la complejidad de cada uno de ellos puede ser elevada. Y aunque son los pasos básicos, se puede añadir alguno más, dependiendo del tipo de empresa o de las fuentes de financiación que tengas que necesitar para crear tu empresa. Y como siempre es difícil lanzar un negocio, es fundamental que los conozcas bien para crear tu empresa:

Encuentra tu propia idea

Recuerda que no hace falta inventar la rueda, así que no te obsesiones con esa idea del millón. Muchos negocios se basan en otros ya existentes a los que añaden simplemente mejoras en el producto o en el servicio.

Si estás escaso de ideas puedes leer el listado de ideas para montar un negocio, aunque lo importante aquí no es la idea, sino cómo la ejecutes. Preocúpate más de que esa idea pueda convertirse realmente en un negocio.

Redacta tu plan de negocio

Da igual que sea muy amplio o muy breve, lo que importa es que lo escribas. La clave es analizar la viabilidad técnica, económica, y sobre todo financiera, así plasmarás tus ideas por escrito, dándole orden y forma.

Reflexiona sobre su razonabilidad, y lo más importante, transfórmala en números, porque al fin y al cabo una empresa está para ganar dinero y generar rentabilidades.

El contenido del plan de negocio dependerá mucho de si lo vas a usar para atraer a posibles inversores o para buscar financiación tradicional. En ese caso será importante añadir apartados sobre el origen de la idea, tu experiencia previa, detalle del equipo, etc.

Aunque como apartados claves siempre deberás incluir:

  • En qué consiste tu negocio: defínelo de la forma más sencilla y clara posible.
  • Necesidad: qué necesidad cubres y cómo lo haces (uso de recursos humanos, tecnológicos, materiales o inmateriales, etc).
  • Mercado objetivo: define bien al mercado al que te diriges.
  • Estrategia de marketing: cómo vas a darte a conocer y llegar a tus clientes.
  • Resumen financiero: proyecciones financieras del negocio tanto a nivel de ingresos y gastos como de tesorería.

Pon en marcha tu negocio

Sin duda es la parte menos creativa y a veces gratificante porque es la relativa a la burocracia y trámites administrativos de alta. Llegados a este punto ya deberías saber si es mejor autónomo o sociedad mercantil.

Y si tienes un local tendrás que solicitar una licencia de apertura y además una de obras si tienes que hacer reformas. También deberás de conocer todos los requisitos específicos para tu negocio. Como te decía, es la parte más ingrata pero imprescindible dentro de los pasos para crear tu empresa.

3 dudas que te van a surgir sí o sí

¿Qué nombre le pongo?

La elección del nombre es algo fundamental porque al principio tu empresa será una desconocida, y no sólo será el nombre por el que la “llamarán” en el mercado, sino que algún día se convertirá en una marca.

Por eso es fundamental que medites muy bien qué nombre le pones, para ello puedes hacer una lista y preguntar a amigos, familiares y potenciales clientes.

Luego jerarquiza los nombres por los que más votos hayan obtenido y entonces sigue el siguiente principio: busca un nombre fácil de recordar pero que transmita. Además no debes olvidar a nuestro querido Google, por lo que si tu nombre contiene alguna palabra clave que busque tu potencial cliente ya tendrás algo ganado en la batalla del posicionamiento en buscadores.

Una vez que tengas el nombre recuerda comprobar si está registrado a nivel de marca, razón social si piensas crear una sociedad mercantil, o Internet.

¿Cómo me financio?

Esta sin duda es una de las preguntas más importantes para un emprendedor, dado lo caro y escaso que es el crédito actualmente en España. Por eso, salvo que tu negocio requiera una gran inversión, te recomiendo autofinanciarte con tu propio capital.

Para ello puedes recurrir a familia o amigos, porque los socios financieros que sólo aportan capital y no trabajo no suelen ser una buena opción porque cedes parte del control de tu negocio sólo por falta de capital. Es preferible que vendas cosas que no te sirvan o pedir un préstamo a un tipo de interés alto que tener un “compañero de viaje” que pueda llegar a ser muy incómodo.

¿Qué imagen de marca uso?

Muy relacionado con la decisión del nombre. Junto con éste, el logotipo o la imagen corporativa en un sentido más amplio, son la parte visible de una marca. Por eso es recomendable diseñar una imagen atrevida, que transmita lo que quieres dar a tu mercado, pero sin imitar a la competencia ni recurrir a diseños de logotipo gratuitos (piensa en tu imagen de marca).

Pero sobre todo recuerda que el marketing es una batalla a largo plazo, así que analiza cómo queda esa imagen corporativa en diferentes tamaños y soportes. Nunca se sabe si acabarás usando diferentes medios de promoción.




programa de facturacion