5 consejos para mejorar la gestión de tu tesorería

gestión de tesorería

La falta de liquidez es la causa principal de cierre de un negocio, por lo que la gestión de tesorería es clave en cualquier empresa, sea grande o pequeña.

Y más hoy en día con la restricción de crédito y el aumento de los impagos de clientes.

Una venta termina cuando se cobra, porque la tesorería es mucho más importante que la facturación o el volumen de ingresos. Ten en cuenta que muchos negocios pueden ser viables (tener un producto o servicio con demanda en el mercado y con buen margen de beneficio), pero tener problemas de tesorería que pongan en peligro la supervivencia de la empresa.

Para evitar situaciones como la descrita tienes que seguir estos consejos para mejorar la gestión de tu tesorería:

1. Realiza previsiones de tesorería

Es mejor tener una previsión simple de cobros y pagos, que no tener nada.

Para ello lo primero es llevar la contabilidad al día y luego asignar de la manera más exacta el vencimiento de cobros y pagos. Así podrás tener una idea de cuándo y cuánta tesorería necesitas en el futuro.

A la hora de hacer una previsión de tesorería es mejor ser rápido y menos exacto, que lento y preciso. Porque la clave es anticiparse lo antes posible a los déficits de tesorería para poder ponerles solución.

2. Busca la forma de financiación adecuada

Muchas empresas financian proyectos o inversiones que durarán varios meses o incluso años con deuda a corto plazo, por ejemplo de proveedores. Esto es un gran error que puede acabar con la empresa en caso de que retrasen los cobros del proyecto. Era el caso típico de empresas promotoras o constructoras que recurrían en exceso a la financiación de sus proveedores y subcontratistas.

Así que recuerda, busca opciones de financiación acordes al plazo de la inversión o proyecto, y sobre todo del calendario previsto de cobros.

3. Revisa regularmente las posiciones de tesorería

Desde que apareció la banca online, revisar las posiciones de tesorería es una tarea muy sencilla. Podemos consultar saldos y realizar traspasos de fondos desde nuestra oficina.

Dedica todos los días un poco de tu tiempo a la gestión de tesorería, así te acostumbrarás a gestionar en base a cobros y pagos.

4. Reduce tus necesidades de circulante

Reducir tus necesidades de circulante es importante ya hay que financiarla a corto plazo y normalmente se recurre a proveedores o pólizas de crédito. Esta financiación a corto plazo es la más peligrosa, ya que es la que en cuestión de un par meses puede generar un problema grave de liquidez.

Reduce el crédito a clientes (facturando rápido y sin errores), finaliza proyectos y contratos en curso, y minimiza la inversión en productos terminados y materias primas.

5. Vigila el efecto del IVA

Es habitual que las pymes se financien con el IVA, lo cual provoca graves problemas de tesorería a la hora de la liquidación trimestral.

Aolicita aplazamientos si ves que es mejor para proteger tu tesorería o acógete al nuevo sistema de caja para el IVA devengado.





programa de facturacion