5 pasos para convertir tu negocio en low cost

Céntimos

Las empresas con un negocio basado en el low cost son las que mejor están capeando el temporal de la caída del consumo.

Como ya sabes la fama del low cost se debe a las aerolíneas de bajo coste, aunque el modelo de negocio se parece más al bueno, bonito y barato de toda la vida. Desde la entrada del modelo low cost en el sector de las aerolíneas nada ha vuelto a ser lo mismo, porque gigantes como Iberia han tenido que reinventarse para poder hacer frente a la dura competencia. Por eso, la estrategia del low cost se ha trasladado con éxito a otros sectores y negocios pero, cuidado porque el low cost es mucho más que bajar los costes. La calidad es más importante de lo que parece para captar y sobre todo retener a los clientes. Aunque sí que es verdad que al igual que los negocios que se centran en costes también tienen unos precios bajos.

Una de las claves es conseguir un elevado volumen de clientes o de unidades vendidas, lo que a priori puede estar reñido con mantener bajos los costes porque si tienes más clientes necesitarás más personal. Imagina un bar, cuantos más clientes mayor puede ser el gasto en compras de alimentos y bebidas, o el gasto en vajilla, local, camareros, etc. Por eso el low cost supone pensar muy bien el modelo de negocio y no sólo en bajar costes para ofrecer precios bajos.

Te voy a explicar los pasos imprescindibles para convertir tu negocio en low cost, a través del ejemplo de un hotel:

  1. Eliminar lo que sobra, es decir el cliente tiene que renunciar a ciertos accesorios, que no son claves para su satisfacción, a cambio de un menor precio. En nuestro ejemplo, los clientes de un hotel buscan un alojamiento. Por eso lo más importante es la comodidad, la limpieza, la tranquilidad, etc. Y no el cómo están decoradas las habitaciones. Así, el hotel de nuestro ejemplo debería de usar los mismos muebles, camas, cortinas, color, etc en todas las habitaciones para ahorrar dinero en limpieza y mobiliario. Incluso la ubicación puede ser un factor secundario, y de hecho es difícil bajar costes usando ubicaciones privilegiadas, para un cliente low cost.
  2. Invertir en nuevas tecnologías, porque así se reduce el gasto en personal. Algunos hoteles prescinden de recepcionista en el turno de noche, y lo sustituyen por una entrada sólo accesible a través de la tarjeta de la habitación. Y en Europa hay hoteles que sustituyen al personal de recepción por una máquina de vending que entrega la sábana y la llave de la habitación tras el pago en metálico o con tarjeta bancaria.
  3. Eliminar intermediarios, es la mejor forma de aumentar los márgenes de cualquier negocio low cost. Y en el caso de un hotel las agencias de viajes tanto online como tradicionales son una gran fuente de gasto por comisiones. Tener una web o una app del hotel a través de la que se puedan hacer reservas es fundamental para cumplir este paso.
  4. Apóyate en Internet, es la única forma de poder aplicar eficazmente los pasos anteriores y además con la ventaja de que en muchos casos la inversión es muy baja. Se acabaron los días donde había que desarrollar software a medida, hoy en día Internet permite a cualquier hotel reducir costes de promoción y distribución siendo el canal de venta y promoción ideal para la oferta low cost por su viralidad en las ofertas y descuento.
  5. Establece complementos a tu oferta básica, esa es la clave para mejorar los ingresos de un negocio o un hotel low cost. Servicios como lavandería, orientación de la habitación, desayuno, o minibar, deben de ser cargados como un extra a precio base de la habitación.

Tú opinión es muy importante para nosotros, así que estás invitado a dejar tus comentarios y opiniones. Y si crees que el post puede ser de utilidad para otras personas, ayúdanos a difundirlo a través de Redes Sociales.





programa de facturacion