6 consejos para elegir al socio que más te conviene

Cómo elegir socio

Quizá estés pensando con qué tipo de socio debes de emprender tu negocio, o incluso quizás lo que necesitas es ampliarlo, o simplemente mantenerlo. Aunque a veces es mejor sólo que mal acompañado pero también es verdad que con un buen socio podrás soportar cualquier “tempestad”, como la que estamos viviendo ahora. El problema es que mucha gente no sabe cómo escoger lo que más le conviene. Y por eso, lo primero de todo es diferenciar entre los tipos de socios que hay en una empresa:

  • Estratégico: son aquellos que aportan su saber hacer (know-how) o experiencia en el sector. Por lo tanto son los más valiosos y difíciles de encontrar, ya que de ellos depende buena parte del éxito del negocio.
  • Financiero: básicamente son los que ponen el dinero pero no quieren preocuparse o inmiscuirse en la gestión diaria de la empresa. ¿Dónde está la diferencia con un banco? Pues básicamente que los socios financieros sí que están dispuestos a asumir un riesgo mayor al prestar su dinero.

Una vez que tienes claro lo anterior, y porque yo mismo me he equivocado varias veces, te doy los consejos para escoger:

  1. Accesos a nuevos mercados: un buen socio estratégico que permita y facilite la internacionalización o la expansión territorial a nivel nacional siempre será una buena opción en un mercado donde abunda la competencia y escasean los buenos clientes.
  2. Capacidades de gestión: y no me refiero a tener un MBA, sino a tener experiencia real en la gestión de negocios. Y lógicamente haberlo hecho bien, porque un buen gestor no sólo tiene que saber de finanzas, marketing, y recursos humanos, sino sobre todo tiene que poder dar resultados es decir: beneficios y rentabilidades positivas.
  3. Tecnología: en un mundo como el actual muchos nuevos negocios (startups) se basan en la tecnología para triunfar, por ejemplo, tener toda tu información en la nube, disponible cuando la necesites (como pasa con anfix ;). Aunque más importante que los conocimientos actuales, es la capacidad de innovación tecnológica de cara a asegurar el éxito en el futuro.
  4. Cultura común: de nada sirve encontrar un socio cuyos valores y objetivos no sean los mismos que los nuestros. En el caso del tipo de socios de carácter financiero es más fácil de conocer, al fin y al cabo piden rentabilidades y garantías de devolución para su inversión. Pero en el caso de un socio estratégico, lo que empezó como un bonito romance puede acabar con una amarga ruptura.
  5. Capacidades directivas: más importantes que las de gestión y sin duda claves para el éxito de nuestra empresa. Ventas, liderazgo, comunicación, negociación, y visión son algunas de las habilidades claves que los socios deben de tener.
  6. Modelo de negocio: si tu empresa ya tiene un buen equipo gestor, y tienes un plan para hacerla crecer, del tipo de socios que hay sin duda te encaja mejor el financiero. Así evitarás una duplicidad de roles y las posibles diferencias en la gestión diaria que éstos conllevan.





programa de facturacion