6 ideas para empezar un negocio

Empezar negocio

Como emprender es duro, te queremos dar seis ideas para empezar tu negocio de la mejor manera posible, acordes a cómo hay que gestionar una empresa en el entorno actual, mucho más exigente y competitivo que hace años.

Antes de empezar a leer, recuerda: estas ideas deberían de haberse aplicado siempre, porque son prácticamente universales.

  1. Especialízate: porque es imposible y muy caro ofrecer una gama amplia de productos y servicios. Sólo si conoces bien a tu cliente podrás darle aquello que necesita, y cuanto más te especialices mayor satisfacción le darás y más fidelidad obtendrás. Además recuerda que cuanto más amplio sea tu mercado, mayor será la inversión en promoción y publicidad.
  2. Busca y fomenta el talento: las personas son cada vez más importantes, en especial en el sector servicios, por eso no sólo tienes que buscar personas con talento sino formar a tu equipo para que pueda desarrollarse al máximo. Además no te olvides de fomentar la gestión por resultados, así tendrás a tu equipo motivado y remunerado según sus méritos.
  3. Prudencia financiera: esta es una de las ideas para empezar un negocio que más relevancia tiene al principio. Muchas veces los emprendedores son demasiado optimistas con los ingresos y los gastos, y es mejor ser pesimista en este aspecto. Multiplica por dos los gastos previstos y divide entre dos los ingresos, que además suelen llegar más tarde de lo previsto. Y nunca olvides tener un colchón financiero del 25% de los gastos totales del primer año.
  4. Diversifica: esta es una de las ideas para empezar un negocio que he adaptado del mundo de las inversiones financieras. Diversificar viene a ser como el dicho de “no hay que poner todos los huevos en la misma cesta”. Para ello las opciones son varias: diversificar por tipos de clientes, por mercados, o por líneas de negocio. Sea como sea no olvides la primera idea: ante todo especialización.
  5. Mantente flexible:  hoy en día casi todos los negocios tienen excesos de capacidad, lo que implica mayores gastos, así que no caigas en el error y adapta desde el principio tu negocio a la realidad del mercado. Mantén acuerdos de subcontratación o de colaboración a largo plazo para disponer de una capacidad extra si es necesario.
  6. Orientación al cliente: aunque sea la última de las ideas para empezar un negocio, debería de ser la primera. Recuerda que si tienes un cliente entonces tienes un negocio, por lo que hay que aprender a escucharle, anticiparse a sus necesidades y fidelizarlo. Pero recuerda una cosa, jamás debes de buscar el 100% de satisfacción porque nunca podrás dar el 100% a todos los clientes y, además, llegar a ese nivel de satisfacción no suele ser rentable. Así que busca el equilibrio entre tu cliente y tu negocio.





programa de facturacion