La automatización de los despachos profesionales. ¿Conoces las claves del futuro del sector?

El sector de la asesoría está experimentando una serie de cambios desde dentro.

Los jóvenes profesionales, nativos digitales, ya están incorporándose a los despachos y generarán, en el futuro cercano de forma definitiva, una revolución de procesos.

Acostumbrados a las nuevas tecnologías, ya están cambiando la forma de trabajar integrando nuevas herramientas que automatizan y simplifican muchos procesos.

Esta combinación está dando forma al presente y futuro de las asesorías y gestorías.

¿Por qué la automatización?

Según este informe de McKinsey, los asesores y gestores utilizan un 86% de su tiempo en labores potencialmente automatizables. Y es que el trabajo del asesor está marcado por muchas tareas que resultan repetitivas o mecánicas.

Algunas de estas tareas fácilmente automatizables son:

Y muchas otras… 

De hecho, según este estudio de la universidad de Oxford, entre las 366 carreras más comunes, los asesores y gestores son la número 26 en cuanto a las posibilidades de automatizarse en el futuro cercano. De hecho, hay un 95% de probabilidades de que esto ocurra antes de 2033.

Hoy en día, las nuevas tecnologías ya son capaces asumir gran parte del trabajo para que el profesional tenga más tiempo para dedicarse a otros aspectos más importantes.

Los profesionales jóvenes son conscientes de ello y no tienen miedo a romper con los métodos tradicionales e introducir herramientas que mejoren su día a día.

¿Deberías tener miedo?

La automatización genera una transformación en el sector, pero no implica la desaparición del asesor. En anfix creemos que los asesores y gestores seguirán siendo completamente necesario para sus clientes.

Pero desgraciadamente, todos los que no se adapten, terminarán siendo menos eficientes. Perderán terreno frente a sus competidores y terminarán desapareciendo.

A lo largo de la historia de la profesión ha habido muchos cambios que han facilitado en gran medida la vida a los asesores y que han modificado su día a día, pero que no por ello han desaparecido.

Un ejemplo muy claro es el ordenador, que se ha convertido en una herramienta básica para los asesores pero que en su día también se vio como una amenaza. ¿Imaginas a algún asesor o gestor que no utilice un ordenador en su día a día? Sería imposible ser competitivo con el mercado.

⭐️Los asesores y gestores que se adapten al cambio seguirán siendo una parte fundamental y necesaria para los negocios de hoy y de mañana.

¿Los motivos? Son, principalmente, estos dos:

  1. Los asesores tienen el conocimiento necesario para ayudar a sus clientes en situaciones imprevistas y anticiparse a los problemas. Nadie puede saber qué pasará mañana, pero gracias a sus conocimientos y experiencia un buen asesor es capaz de llevar a sus clientes por el mejor camino para evitar problemas en un futuro. Es aquí donde reside el valor que aporta al cliente. No en el tiempo que emplea en tareas mecánicas, si no en su conocimiento y experiencia.
  2. Ninguna máquina podrá sustituir la relación de confianza entre cliente y asesor. Este es uno de los activos más importantes dentro de la profesión y un aspecto que hay que trabajar y cuidar cada día. El cliente que confía en su asesor no querrá trabajar con ningún otro, ni mucho menos una máquina. En el futuro previsible, es imposible que un sistema informático sustituya la tranquilidad que aporta un asesor en una situación inesperada.

¿Hacia dónde evolucionará el futuro de las asesorías?

Aunque no hay nada escrito, los estudios mencionados anteriormente apuntan a que las profesiones con menos probabilidades de desaparecer en el futuro son aquellas en las que el factor humano y la atención al cliente tengan un peso importante.

Por eso, los despachos de asesores se servirán de las tecnologías para automatizar procesos y obtener más tiempo para potenciar estos aspectos. De este modo podrán trabajar en aportar más valor al cliente, ofrecer un asesoramiento personalizado y reforzar su oferta de servicios hacia otros como la consultoría de negocio.

El objetivo final es hacer que el asesor sea capaz de dar un servicio completo y personalizado a sus cliente que aporte un valor real al crecimiento de su negocio. Sirviéndose de sus conocimientos y apoyándose siempre en esa relación de confianza entre ellos.

¿Por qué debo empezar a automatizar mi despacho ahora?

“Quien golpea primero, golpea dos veces”, dicen. Ser pionero en la automatización de tareas te traerá varios beneficios, algunos no tan obvios como pueda parecer:

  1. Ahorrarás tiempo en la gestión de tus clientes. Este es el beneficio más obvio de la automatización, al final es la razón de ser de estas tecnologías. Automatizar tareas como el picado de datos te permitirá dedicar tu tiempo a hacer crecer tu negocio en otras áreas.
  2. Tendrás más control sobre tu tiempo, tus tareas y tus clientes
  3. Posiciona tu marca como moderna y vanguardista. Así, podrás acceder a clientes más tecnológicos y ofrecerles herramientas que mejoren también su día a día.
  4. Cuando tu competencia suba al carro de la automatización, tú ya habrás adaptado tu día a día. Así tendrás una gran ventaja sobre ellos, que todavía estarán en pleno proceso de transición.

¿Quieres empezar? Haz clic en el botón y podrás hablar con uno de nuestros especialistas que te enseñará cómo hacerlo paso a paso.