Cierre 2014: aún estás a tiempo de reducir beneficio en Sociedades

Cierre

Una de las novedades que nos ha traído la Reforma Fiscal en el Impuesto de Sociedades es la eliminación de las deducciones por inversión de los beneficios en elementos nuevos de inmovilizado o en inversiones inmobiliarias afectas a actividades económicas.

Este incentivo se introdujo en 2013 e implica que una empresa que adquiera un elemento nuevo (maquinaria, mobiliario, vehículos, herramientas…) que vaya a utilizar en su actividad, podrá aplicar una deducción en el Impuesto proporcional al coste del bien. Esto es aplicable tan solo a las empresas de reducida dimensión.

Cuantía de la deducción

La deducción se aplicará sobre la cuota íntegra y su importe será del 10% de los beneficios del ejercicio que se inviertan en elementos nuevos. El porcentaje será del 5% en el caso de entidades que tributen al 20 %/25 % por tener derecho a la aplicación del tipo de gravamen reducido por mantenimiento o creación de empleo.

Requisitos para su aplicación

– La empresa deberá dotar una reserva por inversiones por un importe igual a la base de deducción. Esa reserva irá a cargo de los beneficios del ejercicio cuyo importe es objeto de inversión y se mantendrá en la empresa durante cinco años, que es el tiempo que deberán permanecer en la empresa los bienes adquiridos.

La inversión en el elemento nuevo puede realizarse en los dos años siguientes. De este modo, si dotamos una reserva en 2014, podemos adquirir el bien en 2015 o en 2016.

La sociedad deberá identificar el bien adquirido y su coste en las Cuentas Anuales. También deberá informar sobre el importe de los beneficios acogido a la deducción y el ejercicio en que se obtuvieron; el importe de la reserva indisponible, que debe figurar dotada y la fecha de adquisición del bien.

Uno de los problemas que plantea este beneficio fiscal es la dotación de la reserva. Si el valor del bien que se adquiere es superior al beneficio obtenido al final de ejercicio, va a ser difícil poder dotar una reserva por un importe igual a la base de deducción. Solo quedaría reducir esa base, mermando así también el importe deducible.





programa de facturacion