Claves para el criterio de caja en el régimen especial del IVA

Criterio de caja

El criterio de caja es un régimen especial por el que autónomos y empresas pueden solicitar no liquidar el IVA de las facturas que aún no hayan cobrado.


Esta medida se aprobó en el año 2013 dentro del marco de la Ley de Emprendedores respondiendo a una demanda histórica de estos colectivos.

Así, desde el 1 de enero de 2014, autónomos y empresas que lo deseen no tendrán la obligación de liquidar el IVA de las facturas pendientes de pago; es decir, no tendrán que adelantar dinero.

Del mismo modo, no podrán desgravar el IVA de las facturas que ellos no hayan pagado a sus proveedores.

1. ¿Quién puede aplicar al criterio de caja?

Cualquier empresario o autónomo recién dado de alta como tal puede adherirse al régimen especial del criterio de caja. Si no, si ya estaba dado de alta, deberá cumplir dos requisitos:

  • El volumen de facturación del año anterior no supere los 2 millones de euros.
  • Los cobros anuales en efectivo a un mismo cliente no superen los 100.000 euros.

2. ¿Qué operaciones se excluyen en el criterio de caja?

Por lo general, todas las operaciones realizadas en el territorio de aplicación al impuesto están sujetadas de someterse al criterio de caja. Sin embargo, la Agencia Tributaria excluye seis casos concretos:

  1. Las acogidas a los regímenes especiales simplificados de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia, del oro de inversión, aplicable a los servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.
  2. Las exportaciones y entregas intracomunitarias de bienes.
  3. Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.
  4. Supuestos de inversión del sujeto pasivo.
  5. Las importaciones y las operaciones asimiladas a importaciones.
  6. Autoconsumos de bienes y servicios.

3. ¿Cómo darse de alta en el criterio de caja?

Si cumples con los requisitos para darte de alta en el criterio de caja lo primero que debes hacer es rellenar el modelo 036 y 037 y presentarlos en la Agencia Tributaria.

El plazo termina el 31 de diciembre del año anterior. Es decir, si quieres formar parte del régimen del criterio de caja en 2019 tienes hasta diciembre de 2018 para realizar el alta.

La baja funciona del mismo modo, hasta el mes de diciembre. Pero recuerda: al darte de baja no podrás volver a solicitar el alta hasta pasados tres años.

4. ¿Cómo se registra una factura en criterio de caja?

Imagina que ya te has dado de alta y toca hacer la declaración trimestral del IVA pero tienes alguna factura sin cobrar. ¿Qué tienes que hacer?

  • Deberás rellenar el modelo 303 como siempre, solo que no tendrás que incluir esas facturas pendientes de pago (ya sea total o parcialmente) y sólo podrás deducir los gastos que hayas pagado.
  • Tendrás un plazo de cuatro años para declarar y pagar el IVA de las facturas pagadas por tus clientes.
  • Si tu cliente no te ha pagado la factura antes del 31 de diciembre del año siguiente, tendrás que declarar el IVA de todos modos.
  • Deberás llevar un control formal de las fechas de pago y cobro de cada factura.

5. ¿Cómo llevar el criterio de caja con anfix?

A la hora de configurar tu empresa en tu cuenta de anfix dirígete a los datos fiscales y selecciona la opción “Criterio de caja”.

Criterio de caja con anfix

De esta manera, la contabilidad de anfix organizará tus datos para adecuarse al régimen especial del IVA y recoger la información directamente de donde corresponde. Así de sencillo.