¿Cómo tener un negocio más rentable? Más con menos

negocio mas rentable

Si tu eres una de tantas empresas que se preguntan cómo tener un negocio más rentable, estás de enhorabuena, porque en este post encontrarás las soluciones que buscas 🙂

Actualmente vivimos una situación económica muy difícil, por lo que es complicado seguir estrategias de crecimiento que pasen por ganar cuota de mercado. A pesar de todas las empresas que han cerrado, se han abierto otras y, además, las que ya existían han visto como se reducían sus ventas tanto a niveles económicos como cuantitativos. Por eso es mejor centrarse en hacer más rentable el negocio y no en robar cuota de mercado a la competencia.

Es muy importante que tengas claro qué entendemos por rentabilidad. Pues bien, dicho de una forma sencilla y clara, un negocio es rentable cuando obtiene más con menos. Esto quiere decir que una empresa rentable tiene que ser eficiente en cómo invierte su dinero para obtener su margen de beneficio. Piensa que sea tu empresa grande o pequeña, siempre habrás hecho una inversión: en maquinaria, acondicionamiento del local, ordenadores, compra de productos, etc. Y que esa inversión la habrás financiado en una parte con recursos propios, es decir con tu propio capital.

Lo que te acabo de contar desde un punto de vista más purista y técnico, se denomina:

  • Rentabilidad económica (ROA): que mide la rentabilidad del negocio al comparar el beneficio de la actividad que obtenemos sobre los activos, es decir sobre la inversión. Importante tener en cuenta que el beneficio de la actividad no incluye los intereses ni el Impuesto de Sociedades, porque la estructura de financiación (más deuda o menos) y la planificación fiscal se consideran algo ajeno a la explotación del negocio. Es decir, que el beneficio de un negocio puede reducirse porque la empresa esté mucho más endeudada que su competencia, o porque pueda reducir la base imponible del Impuesto de Sociedades gracias a pérdidas de ejercicios anteriores. En resumen, para saber el porcentaje de rentabilidad que tiene nuestro negocio, algo básico antes de tomar cualquier medida, es hacer un cociente entre el resultado de explotación (BAII: beneficio antes de intereses e impuestos) de la cuenta de pérdidas y ganancias y el activo total (corriente y no corriente) del balance de la empresa.
  • Rentabilidad financiera (ROE): que mide la rentabilidad del propietario al comparar el beneficio total obtenido respecto del capital de los socios. En este caso usamos el beneficio total tras todos los gastos (es decir que incluimos intereses y el impuesto de sociedades) porque ese es el beneficio real que obtendrá el propietario del negocio. En resumen, que para saber el porcentaje de rentabilidad que obtenemos como propietarios debemos de hacer un cociente entre el resultado de la empresa o beneficio neto (BDI: Beneficio Después de Impuestos) de la cuenta de pérdidas y ganancias y el capital aportado por los socios así como los resultados acumulados (patrimonio neto) del balance de la empresa.

Sea cual sea el tamaño de nuestro negocio y tanto si llevamos una completa contabilidad como sino, es fundamental que sepas aunque sea de manera aproximada cuál es la rentabilidad de tu negocio y la tuya como propietario, sobre todo porque muchos empresarios están obteniendo por su capital una rentabilidad menor a la que obtendrían invirtiéndolo en cualquier producto financiero. También es importante tener en cuenta que el porcentaje que obtengamos al calcular cualquiera de las rentabilidades anteriores no tiene sentido sin compararlo con algo: rentabilidades anteriores de la empresa, objetivos de rentabilidad a alcanzar, o rentabilidades obtenidas por la competencia.

Ahora anímate a calcular las rentabilidades de tu empresa. Así podrás saber el impacto económico y financiero que tendrán las medidas que vas a tomar.

¿Y sabes una forma más de rentabilizar tu empresa? ¡Pasarte a anfix! Es la forma de llevar al día la gestión de tu empresa. ¡Puedes hacerlo gratis hasta 50.000 euros! Te contamos más aquí.





programa de facturacion