Cómo invertir en una empresa sin fracasar

Invertir sin fracasar

Si no sabes cómo invertir en una empresa, presta atención a estas claves para que no fracases en el intento.

A veces son los propios trabajadores los que se ven obligados a comprar el negocio, en especial cuando la situación financiera impide el pago de sus salarios, llegando a solicitar préstamos bancarios además de capitalizar esas deudas de origen laboral. En otros casos son los propios directivos los que adquieren el control de la empresa apoyados por un inversor externo, por ejemplo un business angel, partiendo de la idea de que nadie mejor que los directivos para enderezar el rumbo de la empresa.

Sea como sea, la operación se suele formalizar a través de una sociedad instrumental creada expresamente para recibir la financiación ajena de cara a comprar los activos de la empresa o las acciones de los socios actuales. Pero al margen de la forma de instrumentar la operación, hay que saber cómo invertir en una empresa para evitar perder dicha inversión.

Entre las pymes no es habitual la adquisición de empresas porque la situación de crisis actual abre muchas oportunidades para la compra de negocios que incluso en algunos casos pueden ser competidores. Eso supone una decisión de inversión, en base a los beneficios futuros que permitan recuperar la inversión en un plazo determinado (denominado payback). Por lo que, para saber cómo invertir, en una empresa debemos de comparar el valor actual de esos beneficios futuros con la inversión a desembolsar en el momento presente. Esto se basa en una idea clave de las finanzas, no es lo mismo el valor del dinero hoy que dentro de un año, por eso al invertir en la adquisición de una empresa debemos de comparar hoy la inversión con los beneficios futuros a valor actual.

De cara a cómo invertir en una empresa sin fracasar, interesa más comprar negocios que compitan en el mismo sector, porque así podremos obtener mayores volúmenes que se traducirán en economías de escala que permitirán reducir los costes unitarios medios. Otra opción es la adquisición de negocios que puedan suministrarnos materias primas o clientes, es lo que se conoce como integración vertical al cubrir todas las fases de un proceso. Hacerlo así permite reducir los márgenes de intermediación y por tanto aumentar los beneficios.

Por último otras soluciones a cómo invertir en una empresa sin fracasar es adquirir negocios para entrar en otros mercados o generar ventas cruzadas, al vender productos complementarios, por ejemplo la venta de dominios y de diseño de webs.

Sea cual sea la opción elegida, recuerda eliminar las ineficiencias del negocio en el que inviertes 😉 ¡Suerte!





programa de facturacion