Estrategias para enfrentarte al cliente moroso

cliente que no paga

A lo largo de tu vida como autónomo o empresario en algún momento te encontrarás ante un cliente que no paga. Seguramente no te ocurra a menudo, pero deberás estar preparado y saber cómo actuar en este caso.

Lo mejor que puedes hacer para no verte en esta situación es prevenir. No es fácil evitar un cliente moroso, pero podemos intentar prevenirlos poniendo en práctica algunas estrategias y hábitos de facturación.

1. ¿Cómo prevenir a los clientes morosos?

1.1. Establece tus condiciones

1.2. Controla los pagos

1.3. Digitaliza tu proceso de facturación

1.4. Marketing de cobro

2. ¿Cómo actuar en caso de impago?

2.1. Negocia la deuda

2.2. Recurre al Proceso Monitorio

¿Cómo prevenir a los clientes morosos?

1. Establece tus condiciones.

Es muy importante que en todas tus facturas especifiques detalladamente cuáles son:

  • Las condiciones de pago
  • El método
  • El período para hacerlo.

Aquí te dejo un enlace muy útil sobre Cómo hacer la factura perfecta: elementos obligatorios y opcionales

Tan importante es poner el número de cuenta donde se tiene que ingresar el dinero, como el período de tiempo del que el cliente dispone para pagar la factura. Si no lo especificas, no podrás reclamar nada.

Establece la política de cobros que mejor se ajuste a tu negocio, conoce tu mercado, lo que hace tu competencia y tu estado financiero.

2. Controla los pagos

Llevar un control exhaustivo sobre las facturas que emites a tus clientes, tanto las pendientes de pago como las ya abonadas, es la piedra angular de tu negocio.

Te puede interesar: ¿Se puede reclamar un pago sin factura?

2. Digitaliza tu proceso de facturación

Hoy en día, el uso de programas de facturación online son grandes aliados a la hora de gestionar todo el proceso de facturación, ayudándote a cobrar antes tus facturas, minimizar las posibilidades de impago y persiguiendo el pago de forma automatizada.

Si eres usuario de anfix ya sabes que esta información la encuentras en tu sección de ventas y gastos, en ella puedes conocer de un solo vistazo todas las facturas que has emitido, a que cliente y en qué estado se encuentran.

facturas anfix

También podrás saber cuando ha abierto el cliente el e-mail que contiene la factura y el momento exacto en el que se la ha descargado.

Si aún no lo has hecho, te animamos a activar tu demo gratuita durante 15 días introduciendo tu dirección de correo electrónico. Si lo necesitas, nuestros asesores te ayudarán a sacar el mayor partido a anfix.

Si aún así ves que pasan los días y no lo ha recibido, puedes volver a enviárselo o llamarle por teléfono. Para ellos es muy importante que persigas los impagos de forma automatizada creando alertas en tu calendario con el vencimiento de los pagos para recordárselo a tu cliente por email o mensaje de texto.

3. Marketing de cobro

Busca fórmulas que no perjudiquen tu negocio y faciliten el pago por parte de tu cliente:

  • Bonificaciones por pronto pago
  • Descuentos por pago por adelantado
  • Diferentes métodos de pago: transferencia, domiciliación bancaria, tarjeta…
  • Planes de pago mensuales, semanales, etc

¿Cómo actuar en caso de impago?

1. Negocia la deuda

Cuando, a pesar de los esfuerzos previos, una factura no se abona en la fecha acordada lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con el cliente. Quizás este no ha actuado con mala fe y simplemente ha sido un error.

A veces la razón del retraso puede ser tan simple como que el email ha ido a parar a la bandeja de spam, que la dirección no era la correcta o que simplemente no lo ha visto.

Cuando le llames y le recuerdes el cobro de la factura, seguramente, se solucione el problema rápidamente.

Sin embargo, en esa llamada, también puede ocurrir que el cliente te comunique que no puede hacer frente al pago de la factura por falta de liquidez. En ese caso, podéis acordar diferentes soluciones:

  1. Retrasar el pago de la factura: si tu cliente cree que, en unos meses, su situación habrá mejorado porque está pendiente de cobrar diferentes trabajos podéis aplazar el cobro hasta esa fecha.
  2. Fraccionar el pago: otra opción interesante, sobre todo si la suma de la deuda es elevada, es dividir el pago para que sea abonado en diferentes momentos.
  3. Hacer un intercambio de servicios: dependiendo de a lo que se dedique tu cliente, quizás podáis llegar a un acuerdo y que pague el importe de la factura en especias. Por ejemplo, si tiene una empresa que arregla ordenadores quizás te pueda dar uno para solventar la deuda.

Dialogando, seguramente podáis llegar a un acuerdo que sea satisfactorio para ambas partes. De este modo, quedará resuelta la deuda sin haber recurrido a trámites legales.

Aquí puedes leer algún detalle más sobre los plazos para reclamar las deudas.

anfix

2. Recurre al Proceso Monitorio

Puede ocurrir, también, que el cliente no pague voluntariamente. En tal caso, deberás enviarle, al menos, una carta formal y un burofax expresando el requerimiento de la cantidad a deber.

El siguiente paso será recurrir a la vía legal y activar lo que se conoce como Proceso Monitorio.

El Procedimiento Monitorio es un procedimiento judicial creado por la Ley de Enjuiciamiento Civil para la reclamación de deudas.

Recopilando toda la información necesaria (facturas, contratos…), deberás presentar ante el Juzgado una petición de pago al acreedor. Esta es una herramienta rápida y eficaz para lograr el cobro de la deuda.

Aunque no es necesaria la intervención de un abogado o un procurador si la cuantía a reclamar es inferior a 2.000 euros, siempre es recomendable que cuentes con el apoyo y asesoramiento de un profesional si llegas a estos términos.

Lógicamente, antes de alcanzar a este punto siempre es recomendable agotar todas las vías.

Consulta con expertos las opciones disponibles antes de tomar una decisión y, sobre todo, trata de llegar a un acuerdo con el cliente.

Puedes descargarte gratis nuestra Guía en PDF sobre Cómo crear tus facturas más rápido y cobrarlas antes.

New Call-to-action