Cómo ser un buen asesor financiero en tres sencillos pasos

Ser buen asesor

¿Qué significa ser un buen asesor financiero?

Todo profesional aspira a serlo pero uno no siempre tiene claro qué debe de hacer para conseguirlo o para que sus clientes le perciban así.

Uno se pregunta si lo más importante son los conocimientos, la flexibilidad de horarios, las herramientas, el abanico de servicios… para así poder focalizarse en esa área y tratar de mejorar.

Sin embargo, la respuesta es mucho más simple: lo que más valora un cliente es la tranquilidad que genera el servicio de su asesor. En definitiva, este desea obtener un servicio de calidad y un asesoramiento que le permita hacer crecer su negocio sin tener que preocuparse por si las cuentas de su negocio están en buenas manos.

Si eres capaz de ofrecerle esto a tus clientes te convertirás en un buen asesor, destacarás por encima de tu competencia y aumentarás tu volumen de negocio.

¿Cómo puedes conseguirlo?

Aunque no hay una única receta para el éxito, hay tres aspectos que son fundamentales a la hora de ofrecer un servicio excepcional.

Te explicamos cuáles son y cómo empezar a aplicarlos en tu despacho desde ya.

1. Confianza

Para tener una buena relación con tus clientes es fundamental que estos confíen en ti y eso es algo que consigue de un día para otro. Tendrás que trabajar y convencerles de que están en buenas manos.

Para ello es importante que estés al día de las novedades del sector y que informes a tus clientes puntualmente, que sigas aprendiendo y aplicando nuevas técnicas o herramientas, que cuides vuestra relación hablando periódicamente…

Parte de tu labor, y de tu éxito, es que tus clientes se sientan cómodos contigo, que estén tranquilos y que tengan confianza plena en ti. De este modo, permanecerán mucho tiempo a tu lado.

⭐️Importante: La confianza de tus clientes es tu activo más importante. Cuidarla te garantizará que tus clientes permanecerán contigo mucho más tiempo

2. Organización

Como asesor trabajas diariamente con información delicada, muchos datos y un error en una cifra puede marcar una gran diferencia; por tanto, necesitas ser extremadamente organizado.

Además, ordenar tus tareas y saber prever las necesidades de tus clientes te permitirá ir un paso por delante. Así podrás ofrecer el servicio de calidad que se espera de ti siendo siempre puntual en las entregas, proactivo y a prueba de errores.

3. Innovación

En un mundo que cambia constantemente no te puedes quedar parado. Como asesor debes innovar y tratar de ofrecerles a tus clientes todas las herramientas que os ayuden a crecer juntos.

No solo estarás a la última sino que además podrás ser más eficiente, mejorar procesos de trabajo y aumentar tu rentabilidad de negocio.

Encontrarás en la tecnología y la innovación el aliado perfecto para ofrecer un servicio diferencial y aportarle más valor a tu cliente con menos esfuerzo.

¿Cómo te puede ayudar anfix?

Convertirte en el mejor asesor es más fácil si confías en la tecnología que mejor se adapte a tus necesidades. anfix es un software de contabilidad y facturación online que te ayuda en tu camino hacia el éxito.

  • Asesoramiento: gracias a anfix podrás ofrecer un asesoramiento personalizado y de gran valor para tus clientes con muy poco esfuerzo. La herramienta te permite generar informes a los que podrás añadir tus notas y recomendaciones de forma fácil y rápida.
  • Orden: tendrás toda la documentación de cada uno de tus clientes organizada y digitalizada para que tengas todo a mano y bien organizado.
  • Eficiencia: Al automatizar muchas de las tareas repetitivas como la conciliación bancaria, tendrás más tiempo para dedicarlo a asesorar a tus clientes de una manera más personalizada
  • Innovación: podrás dar acceso a tus clientes a anfix para que utilicen la herramienta en su día a día. Podrán, por ejemplo, sacarle una foto a sus tickets de gastos y hacer que te lleguen al instante sin esfuerzo ninguno.
  • Flexibilidad: desde la app móvil de anfix podrás atender las necesidades de tus clientes estés donde estés. Así podrás ser mucho más ágil y reaccionar con facilidad cada vez que surja algo.

Con todo esto te resultará mucho más sencillo ofrecer un servicio de calidad a tus clientes y convertirte en un buen asesor financiero. Así conseguirás su confianza y tu negocio crecerá como la espuma.