¿Cómo vender más con el diseño del producto?

Diseño producto

El diseño del producto es una de las acciones de marketing para poder vender más aunque de las que menos puede modificar una pequeña empresa, y más si su actividad se reduce a la comercialización, por lo que es algo exclusivo de empresas que fabriquen sus propios productos.

Aún así, el diseño del producto es una de las claves para competir con economías emergentes basadas en la exportación de productos de bajo coste. Y es que el descenso del coste del transporte internacional está haciendo que muchos negocios sufran la competencia de estos productores especializados en precio. Ante esa situación, competir en precios sería un suicidio empresarial porque en esos países de origen el coste de la mano de obra es mucho menor así como la normativa, por lo que el diseño del producto adquiere un peso clave para poder diferenciarnos. De todas formas no todas las empresas podrán ser competitivas, por costes o por características, en todos los mercados, por lo que lo mejor es centrarse en unos pocos donde realmente podamos ser competitivos con nuestro precio y diseño del producto.

Por tanto, el diseño debe de encontrar un equilibrio entre costes, tecnología, arte, y mercado. En especial este último, porque al fin y al cabo el objetivo de la empresa es satisfacer las necesidades que el mercado demanda. De hecho el diseño del producto debe de ser capaz de diferenciar el producto con una imagen acorde a los deseos del mercado, porque hoy en día, el consumidor cambia cada vez más rápido en gustos y preferencias, acordes a tu forma de vida. Es fundamental una buena segmentación en base a estilos de vida del potencial cliente, de cara a realizar el diseño del producto más acorde a cada estilo o tipo de consumidor.

Veamos, además, que el diseño del producto tiene un objetivo doble:

  • Diferenciar al producto de la competencia, en base a sus características físicas o a envases y embalajes.
  • Adaptarlo a los gustos estéticos y simbólicos de los segmentos de mercado objetivo.

Pero para lograr esos objetivos hace falta que la parte de fabricación tenga en cuenta las necesidades del diseño del producto de cara a su competitividad en el mercado, y para ello e proceso industrial debe:

  • Racionalizar el proceso productivo. Para así simplificarlo y abaratarlo, y ser competitivo a nivel económico.
  • Aumentar la calidad del producto. Es otra forma de ser más competitivo ante la saturación de productos y marcas.
  • Favorecer la venta de los productos mediante la diferenciación de la empresa a través del producto y s45u utilidad como medio de comunicación tanto informativo como persuasivo.

Una imagen vale más que mil palabras, y más si pretendemos causar una buena impresión, por eso es tan importante el diseño del producto y, ¿sabes que también de las facturas? ¡Mira!





programa de facturacion




Comentar

Venga, lánzate y haz el primer comentario. Estamos deseando escucharte.

Hacer un comentario