¿Cuánto me cuesta tener un trabajador?

ss pagos empleados

Uno de los costes a tener en cuenta por cualquier empresario que tiene personal trabajando en su negocio es el asociado a la Seguridad Social. Los costes laborales se unen a la propia remuneración del trabajador y debemos tener todo ello en cuenta para calcular el impacto que ésto tiene en los resultados del negocio.

Lo primero que debemos considerar a este respecto es la base de cálculo que hay que utilizar para saber la cotización de cada trabajador a la Seguridad Social y la cuota resultante. La base de cotización se obtiene sumando la remuneración del trabajador y la parte proporcional de las pagas extra.

Hasta ahora había una serie de conceptos (pluses de transporte, vales de comida, plus de vestuario, etc.) que entraban en la nómina del trabajador y que no se tenían en cuenta para la base, ya que se abonaban para compensar determinados gastos de los trabajadores. Sin embargo desde la reforma aprobada el pasado mes de diciembre ya prácticamente no quedan conceptos salariales no sujetos a cotización.

Conceptos y porcentajes de cotización

A la base de cotización de cada trabajador se aplican una serie de porcentajes por los diferentes conceptos que la Seguridad Social “cobra” a los empresarios. En concreto:

  • Contingencias comunes: el porcentaje de esta cobertura es del 23.60% sobre la base.
  • Contingencia profesionales: comprende la cobertura de accidentes de trabajo por lo que el porcentaje a aplicar depende del nivel de riesgo de la actividad que desarrolla el trabajador.
  • Horas extraordinarias: las consideradas de fuerza mayor cotizan al 12%, el resto al 23.60%
  • FOGASA: aportación de la empresa al Fondo de Garantía Salarial, es del 0.20%&
  • Desempleo: el tipo general es del 5,50%. Para los contratos temporales a tiempo completo es del 6,60% y para los de tiempo parcial del 7.70%
  • Formación profesional: el tipo es del 0.20%

Liquidación y pago de las cotizaciones

Estas cotizaciones y las que corresponden a los trabajadores, que se retienen en la nómina, se ingresan en la Seguridad Social mensualmente y siempre a mes vencido.

El documento TC1 es a través del cual se efectúa la liquidación del total de las cantidades a pagar por la empresa y en el TC2 se indica el desglose por cada trabajador de estas cantidades.

El pago se realiza siempre el último día de cada mes y corresponden a las cotizaciones del mes anterior. La falta de pago en la fecha indicada supone un recargo del 20% sobre las cantidades no abonadas.





programa de facturacion




[Nuevo] EL FUTURO DE LAS ASESORÍAS 2018: tendencias y claves para afrontar el cambio