Capacidad de obrar

¿Qué es la capacidad de obrar?

La capacidad de obrar es la facultad que puede tener una persona o una entidad para realizar actos jurídicos.

Se trata de la posibilidad de una persona (física o jurídica) para ejercitar o poner en práctica los derechos y obligaciones que le correspondan.

No hablamos de la titularidad de los derechos, sino de la capacidad de ejercerlos.

La capacidad de obrar no es la misma para todos. Depende de la edad de la persona física y de su capacidad para gobernarse.

Veamos un ejemplo:

Un menor puede ser propietario de un bien, pero no tiene la capacidad legal para exigir los derechos que le otorga esa propiedad (como venderla). Debe hacerlo mediante una persona que lo represente (padres, tutores…).

La capacidad de obrar puede ser:

  • Plena: afecta a todo tipo de actos. Es la que normalmente tiene una persona cuando es mayor de edad.
  • Limitada: afecta a unos actos determinados. Así, se permite hacer testamento a partir de los 14 años aún cuando no se es mayor de edad y no se tiene, por tanto, plena capacidad de obrar.
  • Especial: se da en aquellas situaciones en las que, estando capacitado de manera general para todo tipo de actos, se requiere un requisito adicional para ejercerla.

Esto ocurre en el caso de las adopciones. Para adoptar no basta haber cumplido los 18 años. Hay que ser mayor de 25.

Una persona mayor de edad puede tener una capacidad de obrar limitada si padece alguna deficiencia física o psíquica que le impide ejercerla. En estos casos, debe nombrarse un tutor o representante que la ejerza por él, cuando sea necesario.

« Volver al índice de términos