Contrato de leasing

¿Qué es un contrato de leasing?

El contrato de leasing es un acuerdo entre dos partes. Una de ella es propietaria de un bien y lo cede a la otra en arrendamiento, con la posibilidad de hacer una opción de compra y adquirir el bien al final del plazo pactado.

El leasing se llama también arrendamiento financiero. Lo normal es que lo contrate una empresa con una entidad de crédito.

Durante la duración del contrato, la empresa que arrienda el bien está obligada a pagar unas cuotas. Esas cuotas incluyen una parte de recuperación del coste del bien y otra de intereses. El tipo de interés aplicable se pacta y figura en el contrato, que ambas partes deben firmar.

Al término del contrato, la empresa arrendataria puede devolver el bien o adquirirlo, pasando a ser de su propiedad. Si no lo adquiere, la entidad de crédito puede disponer libremente de él.

Tipos de leasing y condiciones

El leasing puede ser mobiliario (cuando se arrienda una máquina, un vehículo…) o inmobiliario (un local), en función del bien objeto de la operación.

La diferencia principal entre el leasing y la compra a plazos es que en el leasing el titular del bien es siempre la entidad de crédito. Ésta lo adquiere y lo pone a disposición de la empresa. La titularidad no pasa a la empresa mientras no ejerza la opción de compra.

En la compra a plazos, el propietario es la empresa que compra y paga las cuotas. Lo que pone la entidad de crédito es el dinero.

« Volver al índice de términos