Domicilio social

¿Qué se entiende por domicilio social?

El domicilio social de una sociedad es el lugar desde donde se dirige la empresa. Es el centro de administración y dirección.

Las entidades tienen un domicilio social y un otro fiscal.

Solo las entidades tienen domicilio social: sociedades, asociaciones, fundaciones…. Las personas físicas y autónomos tan solo tienen domicilio fiscal y domicilio de actividad (en caso de que tengan local de negocio).

¿En qué se diferencia el domicilio social del fiscal?

Tanto el domicilio social como el fiscal deben comunicarse a la Agencia Tributaria utilizando el modelo 036. Ambos domicilios pueden estar en la misma dirección si así lo decide la entidad.

Las diferencia más importante entre ambos es que el domicilio social debe especificarse en los estatutos de la sociedad y solo puede cambiarse modificando los mismos.

Esto significa que, si una entidad quiere cambiar su domicilio social, debe hacerlo en escritura pública (ante notario). Luego debe depositar la escritura en el Registro Mercantil.

Para cambiar el domicilio fiscal no es necesario acudir al notario. Con comunicarlo a Hacienda es suficiente.

Mientras que el domicilio fiscal se corresponde con el lugar en el que se ejerce la actividad, el social es el centro de dirección.

No tiene por qué haber un negocio en él.

Esto significa que si una empresa tiene un local de negocio, ese debe ser su domicilio fiscal. El social puede estar en el mismo sitio o en la dirección del administrador o de los socios, por ejemplo.

A veces se decide esta última opción porque el negocio puede trasladarse a otra ubicación con más facilidad que un domicilio privado.

Eso evita gastos de notaría y registro si se produce el cambio.

¿Para qué sirve el domicilio social?

El domicilio social determina en qué registro debe presentar la entidad sus cuentas y libros anuales y cualquier otro acto inscribible. Será en el registro de la localidad a la que pertenezca.

También es el lugar en el que se celebran las Juntas de socios y los consejos de administración, salvo que la convocatoria de los mismos designe otro distinto.

Es igualmente la dirección a la que los socios y accionistas deben dirigir sus notificaciones o solicitudes.

« Volver al índice de términos