Activo financiero

¿Qué es un activo financiero?

Un activo financiero es un derecho de cobro que se obtiene a cambio de una inversión de dinero.

La existencia del activo se refleja en un contrato entre dos partes, en la que el comprador, que es quién invierte el dinero, adquiere el derecho a cobrar cierta cantidad en unos plazos de tiempo variables.

El activo puede tener un vencimiento (plazo en el cual el contrato finaliza) o ser de duración indefinida.

Tipos de activos financieros

Según su rentabilidad (beneficio que van a proporcionar)

  • De renta fija: son aquellos en los que se pactan unos pagos concretos de antemano. El inversor sabe cuánto va a percibir y cuándo. El contrato tiene un vencimiento al cabo del cual se recupera la cantidad invertida (bonos, obligaciones).
  • De renta variable: son aquellos en los que el comprador no sabe exactamente cuál es la cantidad que va a percibir ni cuando la va a cobrar, puesto que lo que se pacta va en función de unas variables. No suelen tener vencimiento (acciones).

Los activos de renta variable suponen un riesgo mayor porque el comprador no sabe si va a recuperar el capital invertido.

Según su vencimiento

  • A corto plazo. Son aquellos cuyo vencimiento es inferior a 12 meses.
  • A a largo plazo. Son los que tienen un vencimiento superior a 12 meses.

Características de los activos financieros

Un activo financiero se define por tres características:

1. Rentabilidad

Cuando se compra un activo, en realidad se está adquiriendo deuda de la empresa que lo emite a cambio de un interés.

El interés que proporciona el activo se denomina rentabilidad.

En el caso de las acciones, no compramos deuda, sino participación en el capital de la empresa. La rentabilidad que proporcionan son los dividendos, que son repartos de beneficio de la entidad que las vende.

Los activos se negocian en los mercados financieros. Su rentabilidad depende de lo que se haya pactado en el contrato y de la evolución del mercado.

2. Liquidez

La liquidez del activo es la facilidad para transformarlo en dinero, para poder venderlo o cambiarlo.

Los buenos resultados de la empresa que los emite hará que esté mejor cotizada y que el activo se venda más fácilmente.

Los activos a corto plazo son más líquidos.

4. Riesgo

El riesgo de un activo es la probabilidad de que no recuperemos nuestra inversión o incluso de que perdamos dinero.

Puede ser que el emisor no pueda cumplir las condiciones del contrato y o pague su deuda con el comprador del activo.

« Volver al índice de términos