Dudas de finanzas: ¿qué es el fondo de maniobra?

Fondo de maniobra

El fondo de maniobra es uno de los conceptos más conocidos en las finanzas y la contabilidad puesto que es una especie de colchón financiero que garantiza la supervivencia de cualquier negocio o empresa.

El fondo de maniobra es una medida de si las cosas se están haciendo bien o mal a nivel financiero, al igual que pasa con el punto muerto a nivel económico. El fondo de maniobra es la parte del activo a corto plazo, denominado activo corriente desde el punto de vista contable y circulante desde el punto de vista financiero, que se financia con recursos permanentes, es decir, fondos propios o deuda a largo plazo. Por lo tanto si es positivo indica que hay un equilibro financiero en el negocio, y es por eso que es una medida muy utilizada para analizar la situación financiera de una empresa.

Calcular el fondo de maniobra es muy sencillo, siempre y cuando tengamos un balance de la empresa que muestre la situación patrimonial, es de decir que muestre el activo (lo que tiene) y el pasivo (lo que debe tanto a los socios como a terceros) de la misma. Otra forma de ver el activo y el pasivo contable, es desde un punto de vista más financiero y por lo tanto más relacionado con el concepto de fondo de maniobra. Podemos decir que el activo es en lo que invierte la empresa y el pasivo es cómo financia esa inversión. Pues bien, a la vista del balance podemos calcular qué parte del activo circulante está financiada con fondos propios y deuda a largo plazo. O lo que es lo mismo, para que el fondo de maniobra sea positivo el pasivo a corto plazo (en general proveedores, nóminas y seguros sociales, Hacienda) debe de ser menor que el activo a corto plazo (en general créditos, existencias, y tesorería).

Sin embargo, y al igual que pasa en otros casos de análisis financiero, no es verdad que el fondo de maniobra tenga que ser siempre positivo. Una empresa puede tener un fondo de maniobra negativo y no suponer que está al borde de la suspensión de pagos por problemas con su financiación del circulante. Por ejemplo las cadenas de distribución suelen tener un fondo de maniobra negativo, porque sus proveedores tienen elevados plazos de pago mientras que los clientes pagan al contado. En ese caso la situación financiera es incluso mejor que en empresas con fondos de maniobra positivos.

Tú opinión es muy importante para nosotros, así que te invito a que dejes tus comentarios y opiniones. Y si crees que el post puede ser de utilidad para otras personas, ayúdanos a difundirlo a través de Redes Sociales.





programa de facturacion