El día 30 termina el plazo para regularizar las rentas del extranjero

regularizar cuentas extranjero

El próximo 30 de junio termina el plazo para presentar la declaración de la Renta y para regularizar las pensiones sin declarar procedentes del extranjero de los ejercicios 2010, 2011, 2012 y 2013 sin recargos ni sanciones. Por lo tanto, es de esperar que aquellos que no regularicen su situación de manera voluntaria puedan tener problemas en un futuro próximo. Las rentas no declaradas deberán imputarse al ejercicio al que corresponden mediante la presentación de declaraciones complementarias.

De todos modos, antes de declarar esas rentas habrá que comprobar si existió obligación en todos esos ejercicios. Es posible que un pensionista no haya presentado la declaración por no superar los límites que obligan a liquidar el impuesto. En este caso,habrá que comprobar dos cosas:

1.- Si la suma de la pensión percibida en España y la del extranjero sobrepasa los 11.200 euros anuales. Al ser dos cobros de distinta procedencia se consideran dos pagadores, por lo que los ingresos por rendimientos del trabajo se atendrían a ese límite.
2.- Si la cantidad percibida del extranjero supera los 1.500 euros anuales. Tal como establece la normativa, para que se entienda que hay un segundo pagador, la suma de las rentas obtenidas del mismo (o los mismos, si fueran varios) debe superar los 1.500 euros.

Por lo tanto, si se han cobrado, por ejemplo, 10.000 euros de pensión en España y 1.400 euros del extranjero no existiría obligación de presentar declaración por este concepto. Al no superar la pensión del extranjero los 1.500 euros, no se considera segundo pagador, por lo que el límite para declarar pasaría a ser el de un pagador, 22.000 euros.

Si la persona en cuestión ha presentado declaración de la renta al estar obligado en alguno de esos periodos, tendrá que regularizar las rentas no declaradas mediante complementaria. Para ello habrá que marcar esa opción en la página 2 del programa PADRE e indicar la cantidad resultante de la declaración inicial. Sobre los datos iniciales, añadiremos las cantidades omitidas para calcular el resultado.





programa de facturacion




[Nuevo] EL FUTURO DE LAS ASESORÍAS 2018: tendencias y claves para afrontar el cambio