El falso autónomo y sus consecuencias

Falso autónomo

Uno de los principales objetivos que las inspecciones de trabajo persiguen, además de detectar trabajadores sin cotización o sin contrato, es luchar contra los falsos autónomos. La figura del falso autónomo es aquella en la que la empresa contrata a un “supuesto” trabajador por cuenta ajena para realizar labores de un trabajador normal.

El fraude de los falsos autónomos

La figura de los falsos autónomos constituye un fraude para la Seguridad Social. Perjudica en primer lugar al propio trabajador, los autónomos no tienen derechos laborales frente a quienes los “contratan”, y en segundo lugar a la propia Administración, ya que la cotización por el régimen de autónomos (RETA) es menor que por el régimen general y por tanto se recauda menos.

¿Cuándo estamos ante un autónomo real y cuando ante un falso autónomo? Lo cierto es que la diferencia es clara, el autónomo es un trabajador por cuenta propia que realiza su trabajo por sus propios medios, sin integrarse en ningún tipo de organización ni depender ni estructuralmente ni operativamente de quien contrata sus servicios. El autónomo es libre para organizar su trabajo y no está sujeto ni a horarios ni a la disciplina marcada por su cliente.

El falso autónomo es un trabajador normal que simplemente cotiza en el RETA porque sale más barato y al que no le corresponde indemnización, ni vacaciones, ni permisos laborales, etc. Está sujeto a la organización y horarios de trabajo de la empresa y utiliza los medios de ésta para sus tareas y hasta realiza el mismo trabajo que otros empleados de la empresa que sí cotizan por el régimen general.

Tampoco debemos confundir el falso autónomo con el autónomo dependiente. Estos últimos son autónomos en los que el 75% de sus ingresos provienen de un sólo cliente, pero siguen siendo trabajadores autónomos igualmente. Es decir que pese a su dependencia económica son independientes en cuanto a la organización de su trabajo y utilización de medios propios. Además la figura del autónomo dependiente está regulada por contrato y tiene determinados derechos que no se aplican al autónomo “normal”.New Call-to-action

Comentar

Venga, lánzate y haz el primer comentario. Estamos deseando escucharte.

Hacer un comentario