El fraude a través de internet en el ojo de mira de Hacienda

Fraude internet

Según el artículo 116 de la Ley General Tributaria el gobierno debe elaborar anualmente un Plan de control tributario que defina las actuaciones a seguir en situaciones de riesgo fiscal. Atendiendo a esto, el pasado 9 de marzo se publicaron en el BOE las directrices generales del citado Plan General de Control Tributario y Aduanero de 2015. Uno de los objetivos de este plan es el rastreo del fraude a través de internet. Ahora bien, ¿de qué tipo de fraude estamos hablando?

Alquiler de alojamientos vacacionales

El Plan menciona expresamente que se rastreará el alquiler de alojamientos vacacionales sin declarar. Muchos particulares que tienen una segunda vivienda en una zona turística, costera o rural, la ofrecen en alquiler a través de internet. El boom del turismo rural ha puesto en el mercado numerosas casas de pueblo abandonadas que sus propietarios han rehabilitado para arrendar. Pero esos alquileres no siempre se declaran.

Por otro lado, las propias empresas turísticas a menudo no cumplen debidamente sus obligaciones fiscales. Es fácil promocionar una casa en alquiler y no declarar la comisión que se percibe a cambio.

Actividades ocultas y comercio ilícito

Los servicios prestados a través de la web que no se declaran son muy numerosos: desarrolladores de aplicaciones, consultores, publicistas, venta de todo tipo de artículos… Muchas veces las propias personas que las llevan a cabo no son conscientes de que las tienen que declarar.

Obviamente, no es lo mismo que yo venda mi bicicleta a través de internet a que tenga un catálogo de cosas usadas en una página web, propia o ajena. Pero muchos contribuyentes encuentran en internet una fuente de ingresos que pueden pasar desapercibidos para el fisco, sobre todo si las transacciones son de cantidades pequeñas.

Declaración de ingresos inferiores a los reales

Hacienda también analizará las páginas de comercio electrónico, valiéndose de empresas especializadas en análisis y valoración de páginas web y en redes sociales. Con ello pretende descubrir indicios de que las empresas que las utilizan pueden obtener mayores rendimientos que los declarados, evadiendo así impuestos.

La página web de una empresa puede ser una fuente de información de enorme valor para la Agencia Tributaria. Muchas veces, lo en ellas se da a conocer (diferentes ramas de negocio, volumen de actividad, operaciones con el extranjero…) no se corresponde con la información que la empresa declara a Hacienda.

Cómo se va a realizar el control de estas actividades

La Agencia Tributaria ha recalcado que el control se realizará a través de programas informáticos espía que recabarán y clasificarán la información de la red. Hacienda investigará las páginas web, las redes sociales, los foros o los blogs de quien considere para detectar posibles prácticas fraudulentas. Estos datos se sumarán a los ficheros que el fisco ya posee sobre empresas y particulares.





programa de facturacion