El gobierno subirá las pensiones a las madres trabajadoras

pensiones madres trabajadoras

El gobierno anunciaba recientemente ciertas medidas para favorecer a las madres trabajadoras. Esas medidas están contenidas en el Plan de Apoyo Integral a la Familia, aprobado el pasado mes de mayo. El Plan prevé un incremento de las pensiones de jubilación de hasta un 5% para las mujeres con más de dos hijos; del 10% para las que tengan 3 hijos y del 15% para las que tengan 4. Podrán disfrutarlo aquellas que se jubilen a partir de 2016.

Se prevé que el incremento ascienda a una media de 413 euros anuales, que viene a ser un equivalente a 30 euros al mes por 14 pagas. La mejora será aplicable a la pensión de jubilación, a la incapacidad permanente y a la viudedad. Un incremento del 15%, que sería el más elevado, supondría que una mujer con la pensión máxima de 2.560 euros mensuales cobraría 384 euros a mayores.

Las razones que argumentan esta medida son las diferencias existentes entre el salario de hombres y mujeres, así como el promedio de años cotizados, menor en el caso de las mujeres. Frente a los 39 años que cotiza un hombre de media, la mujer cotiza 31. Las mujeres también suelen celebrar contratos a tiempo parcial con mayor frecuencia que los hombres.

Esto origina que las pensiones de las mujeres también sean de menor importe. Como media, los hombres se jubilan con 1.455 euros mensuales, mientras que las mujeres se retiran con una prestación media de 1.053 euros. Es decir, un 27,6% menos que la nueva pensión media de los hombres.

La medida supondrá un incremento en el gasto de pensiones que tendrá que soportar la Seguridad Social equivalente a un 538% en cuatro años. Según estima el gobierno, cada año se van a ir incrementando las beneficiarias, ya que en 2017 la medida beneficiará a 241.000 mujeres; en 2018, a 350.000; y en 2019, a 455.000 madres.

Lo paradójico de esta medida es que el incremento se aplicará en el mismo porcentaje tanto para las mujeres que cobran más como para las que cobran menos, con lo que la desigualdad social será mayor. Una mujer que cobre la pensión máxima percibirá cada mes un importe aproximado al incremento anual de la que percibe la pensión mínima.

Quizá la medida favorezca la igualdad salarial entre hombres y mujeres, pero no entre los colectivos más desfavorecidos y los menos, en cuyo caso el abismo existente se verá todavía más agrandado.





programa de facturacion