El pacto de socios en una SL

Pacto de socios

Las condiciones que regulan el funcionamiento de una sociedad limitada vienen determinadas por los estatutos, que se aprueban por los socios en el momento de la constitución y pueden ser modificados por mayoría. Sin embargo una buena parte de estos preceptos vienen “impuestos” por la Ley de Sociedades de Capital y, además, hay aspectos que se refieren más al funcionamiento operativo y no legal de la sociedad. Para complementar los acuerdos contemplados en los estatutos se suele recomendar la firma de un pacto de socios.

El pacto de socios es un documento por el cual los socios de una S.L. acuerdan el sistema de funcionamiento de la empresa. Se trata de consensuar aspectos organizativos, operativos y económicos, entre otros, y que afectan a la relación de los socios entre ellos y con respecto a la sociedad. El objetivo principal es establecer una reglas desde el primer momento y prever conflictos posteriores.

Aspectos a considerar

El pacto de socios es un documento privado, aunque puede elevarse a público, y de libre redacción. Los acuerdos que contiene se fijan por los socios según su criterio, si bien hay una serie de temas que deberían incluirse porque suelen ser claves o fuente de conflictos.

Es importante establecer la organización de la empresa, las tareas que van a realizar cada uno de los socios y cómo se van a remunerar esas tareas (sobre todo si hay socios que vayan a trabajar y otros no) e, incluso, las responsabilidades a asumir y qué ocurriría si éstas se incumplen.

Otra parte esencial es definir qué ocurriría si en el futuro se incorporaran nuevos socios. En determinadas situaciones se buscan socios inversores que aporten capital en procesos de crecimiento o de expansión de la compañía. La incorporación de esos socios supone que los fundadores pierdan parte de su participación en favor de los nuevos y por eso, generalmente, se suelen acordar porcentajes a ceder, etc.

También es importante establecer protocolos de actuación para los casos en los que algún socio quiera dejar la empresa. Por lo general los socios que permanecen tienen derecho de adquisición preferente, es decir a igual precio de compra de las acciones que pagarían personas que no sean socios tendría derecho a quedarse con esas acciones alguien que ya es socio. Con esto se pretende que la intención de venta de un socio no derive en la entrada en la compañía de una persona ajena con la que alguno de los socios pueda no estar de acuerdo. Se recomienda establecer en el pacto cómo se gestionarían estas situaciones.





programa de facturacion