El Tribunal Supremo restringe la exención existente al heredar una empresa

Heredar empresa

Este verano, una reciente del Tribunal Supremo dio una vuelta de tuerca al tratamiento fiscal de la transmisión de empresas familiares. El Tribunal restringe la exención existente del 95% en la transmisión por herencia, señalando que esa rebaja en la base imponible solo será de aplicación a los activos de la sociedad.

Requisitos actuales para la aplicación de la exención

Los requisitos que deben cumplirse para poder aplicar la exención son los siguientes:
1- Que la sociedad desarrolle una actividad económica. No se considera actividad económica la mera gestión de un patrimonio
mobiliario o inmobiliario, a no ser que se cuente con una persona contratada a jornada completa dedicada a esta labor.
2.- La persona que transmite sus participaciones debe tener al menos el 5% de las mimas de forma individual o el 20% a nivel de grupo familiar (cónyuge, ascendientes, descendientes o colaterales
de segundo grado).
3.- El que adquiere las participaciones debe ser un familiar (cónyuge, descendientes o colaterales hasta el tercer grado).
4.- El transmitente debe haber ejercido funciones de dirección en la entidad, percibiendo por ello una remuneración que represente más de la mitad de sus rendimientos empresariales, profesionales y de trabajo personal.
5.- Debe mantenerse el valor de lo adquirido durante un plazo de 10 años.

El fallo del Supremo determina que la exención del 95% no debe aplicarse al total del importe de las participaciones heredadas, sino únicamente sobre los activos que estén afectos a la actividad empresarial. Por tanto, el incentivo fiscal sólo podrá aplicarse, si el contribuyentes demuestra que los activos afectos a la actividad suponen más del 50% del total.

Podemos entender la sentencia con un ejemplo sencillo: imaginemos una empresa que es propietaria de un negocio de fabricación de muebles y cuenta en su patrimonio con el local en el que se ejerce la actividad, maquinaria y herramientas. Pero tiene también un local que arrienda para negocio y varios productos financieros de ahorro.

El local y los productos financieros no están afectos a la actividad económica de la fabricación de muebles. Por lo tanto, su valor no gozará de la exención, a no ser que los elementos que sí están afectos tengan un valor que supere el 50% del total.

Esto puede suponer un cambio de gran transcendencia en la sucesión empresarial. Habrá que tener muy en cuenta la naturaleza de los bienes que componen el patrimonio para poder aplicar correctamente los beneficios fiscales.

anfix.com





programa de facturacion