Emprendedor, ¿sabes cómo proteger tu idea?

Proteger idea

Cuando te inicias como emprendedor quieres proteger tu idea a toda costa. Eso es así. Al fin y al cabo tu idea es tu tesoro y la proteges de las miradas de propios y extraños. Confías en que te hará ganar mucho dinero y por lo tanto se convierte casi en una obsesión que no te deja ver la triste realidad: de una idea no suele depender tu éxito como emprendedor, porque ideas hay muchas y más en un mundo global y conectado por Internet.

La ejecución de esa idea es lo que realmente determinará tu éxito como emprendedor. De hecho, si quieres puedes tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Patenta tu idea: la propiedad industrial es una de las fórmulas básicas para proteger tu idea, pero al ser costosa el emprendedor no suele utilizarla como primera opción. Hay de dos tipos: patente con examen previo o sin examen previo. La primera es más costosa pero está más reconocida internacionalmente.
  • Utiliza cláusulas de confidencialidad: de cara a relaciones con posibles inversores o proveedores y, tanto en documentos como al enviar emails, incluye un texto indicando que tú eres el propietario intelectual. También puedes añadir marcas de agua en textos impresos.
  • Registra desde el principio la marca: porque a diferencia del dominio o nombre en Internet cuyas extensiones van en aumento, marca sólo hay una y protegerá tu idea en el mercado donde vas a operar. Recuerda que una marca puede ser letras o también un símbolo, así que tenlo en cuenta a la hora de registrarla en la OEPM.
  • Actúa con rapidez ante cualquier riesgo: para ello envía un burofax para que quede constancia de la fecha y del contenido, instando a la otra parte a que te devuelva un documento o cese en la venta de la copia de tu idea sobre la cual eres el único propietario intelectual.

Aunque el robo de ideas es menos habitual de lo que el emprendedor se imagina, la verdad es que existe. Por eso es recomendable seguir los consejos anteriores, recurrir sólo a inversores profesionales con buena reputación, y sobre todo no revelar la información clave. Ten en cuenta que en la ejecución de la idea lo que determina su éxito son los recursos y contactos necesarios. Si alguien a quien le muestres tu idea ve una buena oportunidad de negocio y no tiene escrúpulos, tendrás que proteger tu idea con todos los medios posibles.

anfix.com





programa de facturacion