¿Qué gastos pueden deducirse sin factura?

Gastos sin factura

El reglamento del IVA dice expresamente que la factura es el justificante imprescindible para deducir, pero la normativa del IRPF es diferente. Hay una serie de gastos que pueden deducirse sin factura, con tal de que se acrediten en un documento válido.

Pensemos, por ejemplo, en los gastos financieros. El extracto bancario en el que aparezcan reflejados es suficiente para efectuar la deducción. Pero existen otros que conviene tener en cuenta.

LECTURA RECOMENDADA: Facturas de gastos deducibles de ejercicios anteriores que hemos olvidado justificar.

Gastos deducibles sin factura

Los gastos que podemos deducir sin necesidad de disponer de factura (aunque sí de un justificante) son:

*Salarios y seguros sociales. Los salarios se justifican con la copia de la nómina firmada por el trabajador o la transferencia bancaria que identifique el destinatario, el periodo y el importe. Los seguros sociales se justifican con el cargo bancario o el TC sellado por el banco.

*Primas de seguros. Las primas de seguros se justifican con el extracto bancario en el que aparece el cargo y la póliza donde pueda comprobarse que el seguro está vinculado a nuestra actividad económica.

*Cuota de autónomos. Se justifica con el cargo bancario o el boletín sellado por el banco.

*Tributos fiscalmente deducibles: el impuesto de bienes inmuebles (IBI) del local en el que desarrollamos nuestra actividad, el impuesto de actividades económicas (IAE) y otros tributos y recargos no estatales y tasas, recargos y contribuciones estatales. No serán deducibles ni las sanciones ni los recargos de apremio o por presentar fuera de plazo las declaraciones de Hacienda.

*Gastos efectuados en países extranjeros. Gastos como las compras on-line, no siempre se recogen en una factura, sino en un documento equivalente o recibo. La Agencia Tributaria no suele ser muy exigente en este aspecto, a no ser que sean de una cuantía elevada, en cuyo caso habrá que intentar que el documento contenga los detalles de la compra de la manera más explícita posible.

*Gastos recogidos en una escritura pública o en un contrato privado, como ocurre cuando hacemos un traspaso de un local de negocio.

* Gastos bancarios. Los gastos bancarios (cuotas de tarjetas, comisiones…) se reflejan en el extracto correspondiente y basta esta justificación para poder deducir.

En resumen, podemos ver que la normativa del IRPF es más “permisiva” que la del IVA, que condiciona la deducibilidad del gasto a que éste se recoja en una factura reglamentaria (obviamente, ésto aparte de demostrar su vinculación con los ingresos).

cómo hacer facturas

5 Comentarios

  • Marina
    Las pedí pero no me las mandan. Una amiga me ha dicho que puedo unir esas capturas de pantalla de mi banco del cobro de la tarjeta junto con la primera factura donde se ven los datos de la empresa y anotar en el libro cmo si fuera un pago único de final de trismestre. No son grandes cantidades de dinero (mensualidades de 40€) y siendo una primera vez que me mandaran inspección... Teniendo todo lo demás en orden...
  • Marina
    Hola, yo quiero hacer una pregunta. Utilicé servicios de una empresa de marketing online que tienen sede en Manchester. Ellos me cobraban por mi tarjeta y sólo tengo factura de la compra inicial, es decir, de la contratación. En mi banco aparece reflejado "compra tarjeta NOMBRE DE LA EMPRESA INGLESA" y algunos datos más pero no puedo descargar recibo, ¿qué puedo hacer para deducir ese gasto? ¿qué tipo de documento podría usar?
    • Carmen Buján
      Hola Marina Pues pide una factura a la empresa. Contacta con ellos y reclámala. El contrato podría no ser suficiente si te revisan, depende del funcionario.
  • Andrés
    Hace poco tuve un requerimiento de la Agencis Tributaria, en el cual no me ACEPTARON las comisiones bancarias, por negociación de recibos ni otras, cuando aporté los correspondientes movimientos bancarios, donde se reflejaban, no me los aceptaron ¿es correcto o tengo derecho a reclamarlos?
    • Carmen Buján
      Los gastos bancarios son deducibles, siempre y cuando estén justificados, contabilidados, acreditados documentalmente y vinculados a la actividad que se desarrolla. Habría que saber qué es lo que han alegado para rechazar su deducibilidad.

Hacer un comentario