Haz crecer tu negocio con la venta de franquicias

Franquicias negocio

La actividad de venta de franquicias ha ido creciendo en España en los últimos años, siendo más abundantes las franquicias comerciales, es decir aquellas que venden productos propios o de un tercero, aunque otras franquicias como las de servicios han llegado a ser muy populares por su baja inversión.

Muchas de las ventas de franquicias de servicios crecieron al calor del boom inmobiliario, como por ejemplo Tecnocasa. Aunque es mucho más raro también existe la venta de franquicias industriales, pero necesitan de una patente además de un saber hacer (al igual que pasa en las de servicios).

¿Pero por qué te puede interesar la venta de franquicias? Básicamente para crecer sin tener que aumentar tus gastos de estructura en la misma proporción. Hoy en día hay negocios que necesitan cierto volumen para ser competitivos, sólo así pueden obtener economías de escala. Es decir, reducir los costes unitarios por realizar grandes volúmenes de compra, o repartir los gastos de marketing entre varias líneas de negocio. Pero cuidado, porque expandir tu negocio a través de franquicias no es tan sencillo. En España hay que ajustarse a lo fijado en el RD 201/2010, que establece obligaciones como la comunicación de datos al registro de franquiciadores autonómico o central.

Al margen de cuestiones legales, desde el punto de vista del marketing tienes que plantearte las siguientes preguntas antes de pensar en la posibilidad de hacer crecer tu negocio con franquicias:

  • ¿La inversión necesaria para adquirir tu franquicia está al alcance de un amplio número de emprendedores?
  • ¿Toda la Dirección de la empresa está capacitada para la venta de franquicias?
  • ¿Es tu modelo de negocio apto para todo el territorio nacional?
  • ¿Es fácilmente transferible tu saber hacer al franquiciado?
  • ¿Serias capaz de asumir el hipotético crecimiento?
  • ¿Es tu producto o servicio fácilmente imitable?

De las preguntas anteriores la clave es la transmisión del saber hacer, también denominado know-how, que es lo que realmente diferencia a la franquicia de otras opciones como la cesión del uso de marca. Para ello además de dar la formación correspondiente, es importante que el aprendizaje no requiera de una elevada duración o de conocimientos complejos o muy especializados.

También es aconsejable que la cultura de tu negocio no sea parte importante del saber hacer, porque eso dificulta que el franquiciado pueda reproducir tus niveles de calidad. Pero esto no quiere decir que el saber hacer sea tan sencillo que sea fácilmente imitable, porque entonces no tendrás candidatos interesados en tu venta de franquicias.





programa de facturacion