“La forma de enseñar tu trabajo te hace diferente”

foto alvy

Informático, periodista, bloguero, emprendedor… Álvaro Ibáñez escribe sobre lo que le llama la atención, lo cuenta a su manera y lo divulga con el fin de despertar a la gente intriga e interés. Lo hace cada día desde hace 10 años porque le gusta, y esto es imprescindible para divertirse en un trabajo que comparte junto a Nacho y Wicho en Microsiervos, uno de los blogs de referencia del país.

Álvaro Ibáñez, cofundador de Microsiervos.

– Pionero de muchos proyectos de Internet como la creación de Terra,Ya.come Internality ¿Cuál es el reto más importante, ayudar a montar una empresa o crear la tuya propia?
Cada proyecto tiene sus inconvenientes. Por ejemplo, montar una empresa para otros supone interactuar con mucha gente y esto tiene sus complicaciones. Sin embargo, si es algo más pequeño y artesanal las dificultades son de otro estilo. Depende de la situación, pero creo que es más complicado montar una empresa por tu cuenta porque, una vez que eliges el tema, hay que encargarse de los detalles en vez de integrarse en un grupo en el que ya hay muchas cosas hechas.

– Constancia, pasión y paciencia… son ingredientes presentes en todos tus proyectos. ¿Son factores imprescindibles a la hora de emprender cualquier negocio?
Sí, sobre todo la constancia es fundamental. Hagas lo que hagas o lo haces de forma constante y sin altibajos o es muy complicado continuarlo. También hay que tener paciencia, por ejemplo en un blog te encargas de gestionarlo y escribir todos los días y esto es al final es como una carrera de fondo. Con el paso de los años, hay gente que aguanta y otros lo dejan.

– ¿Cómo está actualmente el panorama para emprender en España?
Por un lado, a la hora de montar un proyecto es más fácil por el lado técnico ya que es más sencillo ya que antes. Por otro, en la parte de financiación hay un montón de fórmulas. Hay gente que financia proyectos y servicios de crowdfunding en los que se pueden reunir una cantidad respetable de dinero de particulares para poner en marcha una idea. Es cuestión de elegir qué formula ves más adecuada y empezar con ello.

– ¿Cómo nace Microsiervos?
De la forma más sencilla, cada uno de los tres creadores teníamos un blog personal sobre el año 2000 hasta que un día decidimos juntarnos porque pensamos que así sería más cómodo y más divertido. Lo que empezó a ser un blog de tres amigos empezó a crecer y crecer porque a la gente parecía que les gustaba lo que poníamos y hasta ahora. Oficialmente, el lanzamiento fue en 2003, este mes Microsiervos cumple 10 años.

– En esta década de humor, ¿cuál es la clave para divertirse trabajando?
Pasártelo bien con lo que haces. Es decir, los temas que eliges son los que te llaman la atención y esa forma personal de presentarlo es lo que te hace diferente respecto a otros blogs o publicaciones técnicas. Nunca hay que olvidarlo porque la gente que tiende a profesionalizarse se va a fórmulas más tradicionales de la prensa de toda la vida, pero si lo planteas como algo propio consigues un estilo que le puede gustar a la gente y tener una audiencia respetable.

– Te gustan las fases iniciales de los proyectos, concebirlos, montar el equipo y dejarlos funcionando, pero esto no ha pasado con Microsiervos…
Continuamos porque nos lo pasamos tan bien que no es cuestión de lanzarlo y que Microsiervos lo continúen otros. En otros proyectos más tradicionales existen unas fases como son montar, organizar, crear y lanzar el producto. Una vez lanzado suceden dos cosas: inventar nuevos proyectos y áreas o servicios que desarrollar o mantenerlos. Para mi, el reto real es crear cosas nuevas y estar creciendo.

– En este torrente de redes sociales, un entusiasta como tú de Internet, esta forma de comunicarnos ¿nos hace más felices o más esclavos?
Desde un punto de vista general, creo que enriquece bastante a todo el mundo porque se va inventando un lenguaje. Se crea una forma de comunicación diferente que tiene su gracia, los emoticonos no son nuevos, existen desde que nació el correo electrónico. Todo va cambiando y últimamente cuando se piensa que ya no se puede inventar nada al respecto surge el Whatsapp y el Line con stickers o emoticonos grandes y lo curioso de este negocio es vender esos dibujos. Creo que todas estas novedades no esclavizan sino que dan muchas opciones y cada uno elige la manera de comunicarse por unas u otras fórmulas.

– Los Microsiervos os habéis consolidado dentro de los 25 españoles más influyentes de Internet ¿hasta qué punto crees que tenéis poder de influencia?
Es algo relativo. El término como definición está bien para usar en algunos ámbitos, pero que esta influencia sea real a la hora de recomendar algo y que la gente lo compre… Nosotros escribimos sobre algunos productos o servicios que nos gustan, y al contarlo de una manera muy honesta la gente puede decir yo también quiero probarlo, pero de ahí a usar esa influencia con unos fines más “perversos” no funciona, porque se nota y no queda creíble.

– Aficionado a las leyendas urbanas, ¿hay alguna que rodee a Microsiervos?
Escribimos tres autores desde siempre, pero cuando empezamos había gente que no tenía claro cuántas personas éramos. En alguna ocasión usábamos un autor inventado que se llamaba Cron, un sistema automático para publicar los fines de semana nuestras anotaciones. Vamos, que la gente se pensaba que eramos Alvy, Nacho, Wicho y Cron.

– Informático, periodista, bloguero, emprendedor, empresario… ¿Con qué te quedas?
Lo que más me divierte y más me identifica es una mezcla de periodista y autor porque lo que me gusta es escribir sobre lo que me encuentro y me llama la atención, divulgar estos conocimientos o simplemente popularizarlos. A veces, las labores de divulgación de áreas técnicas o científicas requieren un nivel difícil de llegar, por eso comentamos que es una labor de popularización de estos temas para despertar a la gente la intriga e interés para que investiguen también por su cuenta.





programa de facturacion