La responsabilidad del administrador

la responsabilidad del administrador

Toda sociedad limitada tiene un órgano de administración. Este órgano puede ser un administrador único, varios mancomunados o un consejo de administración.

Álvaro Pérez Villanueva, abogado de Negotia Abogados.

Toda sociedad de responsabilidad limitada tiene un órgano de administración. Este órgano puede ser un administrador único, varios administradores solidarios mancomunados y un consejo de administración. Todas estas figuras son las que van a regir el funcionamiento de una sociedad de responsabilidad limitada.

¿Qué responsabilidad tienen estos administradores en el ejercicio de sus funciones?
La Ley, en el Ordenamiento Jurídico, prevé dos supuestos:

  • Responsabilidad por daños: un administrador incurrirá en esta responsabilidad y responderá personalmente con sus bienes personales cuando en el ejercicio de sus funciones, siempre y cuando no actué con la debida diligencia, ocasione un daño a la propia sociedad, a cualquiera de los socios individualmente o a un tercero como un acreedor social.
  • Responsabilidad por deudas sociales: se incurre en esta responsabilidad cuando los administradores no cumplen con lo establecido en la Ley de Sociedades de Capital en las normas. Es decir, que la sociedad estando en causa de disolución no se promueva.

¿Cuándo se está en causa de disolución?
Cuando la actividad no se puede desarrollar porque sea imposible, ilícito o tenga una duración determinada de vida. La causa más común es que el patrimonio neto de la sociedad se vea reducido a menos de la mitad de su capital social. En este caso, el administrador tiene la obligación de convocar una junta, desde que conoce la circunstancia y en el plazo de dos meses, para promover su disolución. Si la solución fuera muy grave como puede ser la insolvencia, se tiene que promover el concurso de acreedores.





programa de facturacion