Las 6 trampas del empresario

trampas empresario

Las trampas del empresario es algo que muy habitual y son la causa de una buena parte de los cierres de empresas y negocios.

Aunque hay Universidades y Escuelas de Negocio, la verdad es que no hay una formación que pueda simular la realidad de ser empresario. Por eso la mayoría suelen ser personas que nunca se han visto en una posición similar y precisamente eso les hace caer en la trampa. Además, el mundo cambia a tal velocidad que un empresario con la mentalidad del siglo pasado lo tiene muy difícil en pleno siglo XXI. Hoy más que nunca las trampas son tan poderosas que pueden acabar con cualquier empresa, da igual el tamaño o el sector, por eso es tan importante que las conozcas:

  1. No establecer un plan estratégico: da igual si es extenso o breve, lo importante es que tengas uno y sobre todo que esté por escrito, porque eso ayuda reflexionarlo mejor. Una vez escrito debe de mantenerse como algo vivo y flexible, porque las circunstancias del entorno y del interior de la empresa van cambiando. Al pilotar una pyme hay que hacer como los aviones, que cambian de ruta para esquivar la tormenta y así llegar a su destino sanos y salvos.
  2. No cuidan a sus trabajadores: recuerda que las personas son las que mueven las empresas y en el entorno actual constituyen el verdadero activo clave de cualquier negocio. Sin duda una de las peores trampas del empresario tiene que ver con los recursos humanos al no invertir en formación para mejorar la productividad, contratando nuevo personal en vez de retribuir mejor al existente, o despidiendo a los trabajadores de menor categoría sin valorar su potencial o dedicación estamos cayendo en las peores trampas del empresario.
  3. Hacer ofertas para captar clientes: si para vender tienes que tirar los precios de tu producto o servicio, mala señal. A veces los empresarios recurren a ofertas de manera repetitiva, enviando al mercado un mensaje erróneo: hay que esperar a la próxima oferta, aunque a veces son los comerciales los que ofrecen descuentos para retener clientes o cerrar con mayor facilidad pedidos y contratos. Sea como sea, son trampas del empresario que están dañando la imagen de marca.
  4. Escoger mal a los socios: es un error habitual no diferenciar un socio de un colaborador o de un proveedor. Un buen socio tiene que tener habilidades y activos que no sean de fácil obtención, como por ejemplo una red de contactos o una amplia experiencia.
  5. Pasarse el día apagando fuegos: es una de las trampas del empresario que más me he encontrado en mi carrera profesional. Y además de consumir mucho tiempo y energía, genera estrés a toda la empresa, pero el origen es muy sencillo: falta de planificación en factores claves. Recuerda que el día a día es importante y que consume mucho tiempo, pero debes de dedicar tiempo y energías a planificar el largo plazo para poder hacer el corto más fácil.
  6. No ser un buen comunicador: lo cual implica saber escuchar. Un verdadero líder es un gran comunicador pero además sabe escuchar y realizar las preguntas adecuadas antes de hablar. Como suelo decir, tenemos dos orejas pero sólo una boca. Así que deberíamos de escuchar el doble de lo que hablamos.

anfix.com





programa de facturacion




  • Angel

    Hola!! Llevo desde febrero realizando tareas como jefe de almacén con un contrato a media jornada y ampliado a completa. Aparte de eso me tienen como ayudante de dependiente y me deben casi 2 meses en horas extras. Mi encargado no deja de darme largas y tampoco me soluciona nada