Los alquileres de viviendas se declaran aunque no se cobren

Rentaalquileres

Muchos propietarios se encuentran, en el momento de presentar la Declaración de la Renta, con que su inquilino les adeuda mensualidades de ese ejercicio. Lo primero que cabe pensar es: “si no me han pagado, tampoco tendré que declarar esas cantidades”. Pero es totalmente al contrario. Los alquileres hay que declararlos igualmente, siempre y cuando se correspondan con periodos en los que el contrato de arrendamiento estaba en vigor.

El arrendamiento pudo haber finalizado por término del plazo contemplado en el contrato o bien por deshaucio. En este último caso, tendremos una sentencia judicial que lo indica, por lo que, a partir de esa fecha, ya no tendremos que incluir mensualidades de alquiler. Que se reconozca en la sentencia el adeudo de determinados meses, no nos da derecho a no incluir esos importes en la declaración.

Ahora bien, lo que sí contempla la ley es la posibilidad de deducir como gasto los ingresos de dudoso cobro, es decir, las cantidades correspondientes a los meses que nos han dejado a deber, siempre y cuando se cumplan determinadas condiciones:

1- Que el deudor se halle en situación de concurso.
2.- Que entre el momento de la primera gestión de cobro realizada por el contribuyente y el de la finalización del período impositivo (31 de diciembre) hubiesen transcurrido más de seis meses, y no se hubiese acordado con el inquilino una renovación del crédito (no se hubiera llegado a un acuerdo de pagos).

En estos casos, debemos declarar como rendimiento íntegro la renta pendiente de cobro y como gasto deducible el mismo importe. De este modo, el efecto es nulo, ya que la misma cantidad cuenta como ingreso y gasto a la vez. Esto a no ser que el periodo de seis meses necesario para considerar el crédito como incobrable se cumpla en un ejercicio distinto. Si, por ejemplo, el inquilino nos deja de pagar en septiembre, en diciembre no habrán transcurrido seis meses desde nuestra reclamación de la deuda, por lo que las cantidades impagadas serán un gasto para la renta del ejercicio siguiente.

Cuando un saldo dudoso fuese cobrado posteriormente a su deducción como gasto, se computará como ingreso en el ejercicio en que se produzca dicho cobro. Es decir, si llegamos a cobrar las rentas que hemos incluido como dudosas, volverán a suponer un ingreso cuando las cobremos.





programa de facturacion




  • Manuel

    Hola.
    Vivo en un piso propiedad de mis padres, pero no tengo contrato de alquiler ni les pago cantidad alguna, y ejerzo en él mi actividad como autónomo. ¿Mis padres tienen que declarar algo en concepto de alquiler aunque no tenga contrato ni les pague nada? ¿Podemos, cualquiera de las dos partes, tener problemas con hacienda?
    Muchas gracias.

    • Carmen Buján

      La Ley no obliga a cobrar arrendamiento entre familiares. Supongo que tus padres estarán declarando el piso como si estuviera vacío, por lo que les generará una renta por imputación. Esto no supone una ilegalidad. No tenéis por qué tener problemas por ello.

      • Manuel

        Muchas gracias.

        Saludos.