“¿Por qué comprar arte en la fría pared de una galería?”

MECENUS

El proceso de decoración de la casa de una pareja a punto de casarse lo empezó todo. La búsqueda de un cuadro y las horas empleadas en galerías de arte fueron sólo la mecha que encendió el proyecto Mecenus, la primera plataforma de compra-venta de arte.

Nacho Madrid, Pablo Pérez-Bedmar y Begoña Fernández-Castaño, co-fundadores de Mecenus.

La idea de Mecenus está basada en poder tener acceso a multitud de obras de arte destruyendo así las barreras entre artistas y compradores. Unos ofrecen su obra a un público ilimitado y otros pueden elegir su favorita entre un amplio abanico de posibilidades. Todo basado en las nuevas tecnologías.

Los inicios
Mecenus surge de una necesidad real como consumidores de arte, así de simple. “Cuando iba a casarme quería decorar mi casa. Para comprar un cuadro estuve ocho sábados recorriendo las galerías de Madrid sin encontrar algo que me gustara y bajo presión. Fue una pérdida de tiempo y entonces me pregunté si realmente tenía sentido para encontrar un cuadro”, comenta Nacho, y así surge Mecenus. Investigando un poco más se percataron de que la otra parte, los artistas, tampoco disponían de una plataforma que actuase como altavoz para que ellos pudieran mostrar sus obras y poder venderlas.

El desarrollo
Los primeros pasos de Mecenus se dieron con un grupo de 10 artistas que sirvieron como versión beta de la plataforma. Poco a poco, junto a Begoña, comisaria de la plataforma, fueron captando artista por artista, uno a uno. A día de hoy la comunidad la componen más de 150 artistas y alrededor de 1200 obras. Desde su web se puede acceder a todo tipo de obras, por tamaño, estilo, precio, etc. Para todos los gustos. Destaca Begoña orgullosa que la primera compra venta que se realizó fue una acuarela de una sevillana a una clienta polaca, y es que “Mecenus tiene oferta tan grande que ha dado como resultado un abanico amplio de clientes”.

La importancia de las nuevas tecnologías
“Hay que subirse al carro de las tecnologías, no queda otra opción”, así de tajante se muestra Begoña al referirse a la adaptación de los negocios al ritmo actual. Valerse de internet, las redes sociales, aplicaciones y otros elementos online se han convertido para estos tres jóvenes en herramienta principal de su negocio. Las facilidades que ofrecen son muy palpables porque “como artista ponen tu nombre en Google y sales ahí. Si no estas en la red, aunque tengas galerista y hayas participado en exposiciones no estas registrado online y ya no estás en el catálogo más cercano a la gente, internet”.

La experiencia de emprender
Montar una empresa ha supuesto para los cofundadores de Mecenus una gran responsabilidad por tratarse de una actividad en la que uno es responsable de todo lo que hace. No hay lugar para las justificaciones pero sí para la libertad de hacer en el negocio lo que uno quiere. “Es algo que llena mucho”, dice Nacho. Mucho trabajo que surge de una idea, a lo que Pablo apunta “las ideas no sirven para nada si no se llevan a cabo y al final es el trabajo el que las pone en marcha”. Emprender, reconocen, es quedarse muchas noches sin dormir, fines de semana dedicados al completo al proyecto empresarial pero lanzarse a por ello al cien por cien. Begoña por su parte va más allá y reconoce que lo que más le llena es ayudar a otros artistas a darse a conocer, a hacer que otros sepan de su trabajo. “Se trata de darles una oportunidad, un escenario donde bailar, darles una luz. Ahí es cuando entiendes que estás comunicándote a través del arte”.





programa de facturacion