No es lo mismo un préstamo que una póliza de crédito

Póliza crédito y préstamo

Una vez liquidados los impuestos de 2014, las empresas deben ajustar el cierre del ejercicio. Uno de los problemas que suelen aparecer son las cantidades que los socios han puesto en la empresa para cubrir necesidades de liquidez, o bien al contrario, las que han tomado para uso propio sin incluir en nómina o factura. Estas cantidades suponen un préstamo entre ambas partes, y deben recogerse en un documento como si fuera con terceros.

Para redactar el documento, se identificarán las partes intervinientes (el socio y la empresa), el importe prestado, el plazo y las condiciones de devolución. También habrá que fijar un tipo de interés.

Al tratarse de una operación vinculada, las condiciones deben ser las mismas que hubieran pactado partes independientes, por lo que lo normal es establecer un interés comparable al de mercado en ese momento.

El préstamo debe acompañarse de un cuadro de devolución en cuotas mensuales. Cada cuota estará formada por un porcentaje de amortización del principal prestado y la cuantía de interés correspondiente. El problema es que esto obliga al socio a efectuar una devolución en unos plazos fijos.

Para evitar el tener que afrontar cuotas, otra forma de instrumentar la deuda es formalizar una póliza de crédito en lugar de un préstamo. La póliza tiene la ventaja de que no conlleva una devolución mensual. Lo normal es que se establezca una liquidación trimestral de intereses y una devolución libre del principal, amortizable en todo caso al término del plazo fijado en la póliza. Incluso puede pactarse una renovación al vencimiento que evite devolver todo el capital de golpe.

Esta forma de financiación es más cómoda para los socios y tiene el mismo efecto fiscal que el préstamo. Hay que recordar que debemos liquidar Actos Jurídicos Documentados para darle validez a la operación. Podemos necesitar el trámite si nos requiere la Agencia Tributaria.

Si no se formalizan las cantidades pendientes de una de estas dos formas, puede entenderse como una donación que obligará, en caso de inspección, a liquidar el impuesto correspondiente.





programa de facturacion