No he pagado una cuota de un aplazamiento, ¿qué puede pasar?

Cuota de aplazamiento

Que el banco devuelva una cuota de un aplazamiento de impuestos es algo poco deseable, pero que ocurre con frecuencia. La época de vacaciones es especialmente peligrosa, porque no estamos pendientes del saldo en cuenta y de los cargos que deben entrar. Si somos afortunados, el banco nos avisará o pagará la cuota en descubierto, pero si no, irá devuelta a la Agencia Tributaria. ¿Qué pude pasar en este caso?

Cuando hacienda nos concede un aplazamiento, aunque devengue intereses, el pago se hace en periodo voluntario ya que los plazos se han pedido dentro del plazo voluntario de presentación del impuesto. Hacienda nos mandará una carta indicando los importes y las fechas en las que girarán los cargos a nuestra cuenta bancaria. Los cargos se realizan siempre el día 5 o el 20 de cada mes.

El incumplimiento de una de las cuotas no impide que el resto siga su curso. La cuota impagada nos llegará por carta (o a través del buzón 060 si estamos de alta en notificaciones electrónicas) en apremio. Esto supone que el importe irá incrementado un 20%. La carta nos concederá un nuevo plazo de pago. Si abonamos el importe en ese plazo, el recargo de apremio se reducirá a la mitad, el 10%. En caso contrario, pagaremos la totalidad del apremio y la deuda avanzará a la vía ejecutiva.

También podemos dirigirnos a la Agencia Tributaria y pedir la carta de pago, que nos sacarán también con el recargo de apremio. En ese caso, lo más prudente es abonarla en el banco y luego volver a Hacienda con el justificante. Hay que tener en cuenta que el banco tarda 10 o 20 días en comunicar los pagos. En ese plazo podríamos recibir una nueva carta con la misma cuota, al no tener constancia de que está abonada.

El impago en vía ejecutiva puede ocasionar embargos de cuentas y además puede provocar el vuelque del resto de cuotas. Los plazos que queden se cancelarán y nos reclamarán el importe total, tomando medidas para cobrarlo. Otro problema que puede causarnos el no pagar una cuota es que dejaremos de estar al corriente con Hacienda, por lo que si pedimos aplazamientos posteriores nos vendrán denegados.





programa de facturacion




Comentar

Venga, lánzate y haz el primer comentario. Estamos deseando escucharte.

Hacer un comentario