El gobierno suprime el cobro de tasas judiciales a personas físicas

Tasas judiciales

Desde la entrada en vigor del cobro de tasas judiciales el 20 de noviembre de 2014, son múltiples las quejas presentadas por los contribuyentes. Al hecho, ya de por sí difícil, de padecer impagos, se unía la agravante de tener que pagar para reclamarlos en el juzgado. Esto ha provocado, no solo el rechazo social sino también la saturación de los juzgados.

Hace unos días, el gobierno publicaba un Real Decreto que suprime las tasas, pero solo para personas físicas. Quedarán también exentas las personas jurídicas a las que se les hubiera reconocido el derecho a la justicia gratuita. De este modo, las pequeñas y medianas empresas tendrán que seguir abonando tasas de manera general, contemplándose tan solo una serie de trámites exentos.

Trámites exentos para las PYMES

1. La interposición de demandas y recursos para la protección de los derechos fundamentales y libertades públicas, así como contra la actuación de la Administración electoral.
2. La solicitud de concurso voluntario por el deudor.
3. La presentación de procedimientos monitorios y la demandas de juicio verbal para reclamar cantidades que no superen 2.000 euros. No estarán exentas las reclamaciones basadas en un título ejecutivo extrajudicial.
4. La interposición de recursos contencioso-administrativos cuando se recurra en casos de silencio administrativo negativo o inactividad de la Administración.
5. La interposición de la demanda de ejecución de laudos dictados por las Juntas Arbitrales de Consumo.
6. Las demandas interpuestas por los administradores concursales en interés de la masa del concurso y previa autorización del Juez de lo Mercantil.
7. Los procedimientos de división judicial de patrimonios, salvo determinados supuestos.

Aunque la medida es una buena noticia, podemos ver que las pequeñas empresas tendrán que pagar por una simple reclamación de impago que sobrepase los 2.000 euros. Algo que hoy en día no resulta muy extraño que ocurra.

La liquidación de las tasas se realiza a través del modelo 696 y es previa al inicio del procedimiento. Las tasas se incluyen entre los gastos del proceso, lo que implica su posible recuperación en algunos casos, como podría ser cuando se resuelve con una condena en costas (en la condena en costas la parte perdedora asume todos los gastos del procedimiento). Pero no siempre existe esta condena. Si se llega a acuerdo extrajudicial, se prevé la devolución del 60% de la tasa.





programa de facturacion