El gobierno da un giro a la formación profesional para trabajadores

Formación trabajadores

La nueva forma financiación de la formación profesional para trabajadores y desempleados ya está en vigor. El gobierno acaba de publicar la reforma en el Real Decreto-ley 4/2015, en el BOE del 23 de marzo. El cambio más importante es el fin de la gratuidad de los cursos destinados al reciclaje de los trabajadores en activo, hasta ahora financiados por el Fondo Social Europeo. Las empresas disponían hasta la fecha de un crédito anual para destinar formación. Su importe iba en función del número de trabajadores, siendo el mínimo 420 euros anuales para empresas de menos de 5 trabajadores. Las empresas que contaban entre 6 y 9 trabajadores podían realizar cursos gratuitos al 100%.

Cómo se financian los cursos para trabajadores en activo

La formación de los trabajadores empleados pasa a financiarse del siguiente modo: Las empresas seguirán disponiendo de un crédito para formación. La forma de utilizar este crédito seguirá siendo la misma: la empresa adelanta el importe y luego lo descuenta en los seguros sociales, una vez el trabajador haya finalizado el curso con éxito. El importe de este crédito de formación de cada empresa se calculará en función de las cuantías que haya ingresado el año anterior como cuota de formación profesional. Sobre estas cuantías se aplicará un porcentaje que el gobierno fijará en los Presupuestos Generales del Estado en función del tamaño de cada empresa. El gobierno podrá establecer en los Presupuestos de cada ejercicio un crédito mínimo de formación en función del número de trabajadores que las empresas tengan en sus plantillas, que podrá ser superior a la cuota de formación profesional ingresada. Las empresas participarán con sus propios recursos en la financiación de la formación de sus trabajadores según los porcentajes mínimos que, sobre el coste total de la formación, se establecen a continuación en función de su tamaño: 1. Empresas de 1 a 9 trabajadores: 5%. 2. De 10 a 49 trabajadores: 10%. 3. De 50 a 249 trabajadores: 20%. 4. De 250 o más trabajadores: 40%. En realidad, el mayor impacto será para las empresas que tienen hasta 10 trabajadores. Las que tienen más podrán salir incluso beneficiadas. Se considerarán incluidos en la cofinanciación privada los costes salariales de los trabajadores que reciben formación en la jornada laboral. A estos efectos, sólo podrán tenerse en cuenta las horas de dicha jornada en las que realmente los trabajadores participan en la formación.

Financiación de la formación para trabajadores desempleados

La administración proporcionará un cheque formación para trabajadores desempleados. Este cheque les permitirá elegir el curso entre los que oferten las distintas entidades adheridas. El gobierno pretende evitar el fraude en los cursos de formación; algo muy extendido en la actualidad. En un gran número de empresas la formación que recibe el trabajador no es real, puesto que se limita a cumplimentar unos cuestionarios que incluso a veces vienen cubiertos. Lo que debería ser un complemento para el puesto de trabajo se convierte una forma de obtener un certificado exigido por la Ley o en un desvío de fondos que solo beneficia a las empresas que comercializan los cursos. De todos modos, aunque la norma ya está en vigor, todavía seguirá utilizándose el sistema de créditos actual hasta que exista un desarrollo reglamentario. Si empezará a utilizarse el cheque formación o el pago anticipado de las subvenciones.





programa de facturacion