Ojo con el modelo 720 y su severa normativa sancionadora

Modelosanciones

El 31 de marzo finaliza el plazo para declarar todos los bienes y derechos que se hayan tenido en el extranjero a lo largo del 2014. Mediante el modelo 720 es necesario declarar no sólo los bienes y derechos de los que se era titular a 31 de diciembre de 2014, sino también aquellos sobre los que haya cesado la titularidad a dicha fecha.

Hay que tener mucho cuidado con este modelo, puesto que el régimen sancionador que lleva aparejado es de una dureza sin precedentes en el ámbito fiscal. La D.A 18ª a la Ley 58/2003 General Tributaria (LGT) obliga a informar sobre activos en el extranjero, y se reglamenta en el RD 1065/07 Reglamento de las Actuaciones Tributarias (RAT), en los nuevos artículos, 42bis, 42ter y 54bis:

* Por incumplir la obligación de informar: 5.000 € por cada dato omitido, con un mínimo de 10.000 €.
* Por presentar fuera de plazo: 100 € por cada dato con un mínimo de 1.500 €
* Estas sanciones son incompatibles con las de no presentar declaraciones informativas, art 198 y 199 LGT, (20 € por dato, mín. 300 € máx. 20.000€, 50% fuera de plazo).

Según los criterios de Hacienda, los bienes en el extranjero no declarados en el modelo 720 serán considerados como una ganancia patrimonial no justificada en el IRPF y recibirán una sanción del 150%. La misma penalización se aplicará, según la Dirección General de Tributos, para aquellos que presenten el modelo fuera de plazo.

Si somos sujetos del IRPF, y no presentamos el modelo 720 estando obligados, se tomará la cuantía que deberíamos haber declarado como ganancias patrimoniales no justificadas. El importe sin declarar se integrará en la base liquidable general del periodo impositivo más antiguo no prescrito susceptible de regularización y será gravado al tipo impositivo residual, es decir, a la escala superior.

Si somos sujetos del IS y no presentamos el modelo 720 estando obligados, esos bienes o derechos se entenderán adquiridos con renta no declarada, imputándose del mismo modo en el Impuesto sobre Sociedades al tipo impositivo correspondiente.

No cabrá regularización de estos impuestos cuando el contribuyente acredite que los bienes y derechos hayan sido adquiridos con cargo a rentas declaradas o a rentas obtenidas en periodos impositivos respecto de los cuales no tuviera la condición de sujeto pasivo del impuesto. El periodo impositivo más antiguo al que se podrá referir la regularización será la Renta 2012 y Sociedades 2012.

impuestos para autónomos y pymes

Comentar

Venga, lánzate y haz el primer comentario. Estamos deseando escucharte.

Hacer un comentario