Pablo y Mayaya: “Trabaja con pasión para ser el mejor”

Pablo y Mayaya

Esta pareja de diseñadores se conocieron cuando estudiaban Historia de Arte. El destino quiso que Pablo ocupase el asiento habitual de Mayaya uno de los primeros días de clase y ahí surgió una unión personal y posteriormente profesional que ha dado como resultado una empresa única, auténtica y artesanalmente moderna e innovadora que destaca en su sector desde hace más de 20 años.

Pablo Merino y Mayaya Cebrián, de Pablo y Mayaya.

Tenían claro que su pasión giraba en torno al arte, pero enfocado a la costura y en concreto a la sombrerería. Por ello, decidieron irse a Madrid para aprender de las manos de una sombrerera profesional hasta que un día llegó su oportunidad de darse a conocer… Mientras estaban comprando material en una tienda, escucharon casualmente a un director de teatro que necesitaba sombreros para una de sus obras y, sin pensárselo dos veces, le abordaron para ofrecerle sus servicios. Finalmente, se encargaron de diseñar y elaborar este encargo y gracias a esta casualidad su mundo cambió al ver este trabajo realmente como un oficio con futuro, su verdadera pasión.

Éxito y reconocimiento

¿Dónde radica el éxito y la rentabilidad de este negocio? Para ellos, la “fórmula” se encuentra en afrontar el día a día con todo lo que surja. Además, cuando las principales premisas son la pasión, la firme creencia en ser los mejores en su campo y trabajar en algo que gusta y se disfruta el resultado es que “muchas cosas vienen rodadas”, asegura Mayaya.

Por sus manos han pasado varias personas populares que les han posicionado como firma de prestigio, una de las más conocidas es la Princesa de Asturias. Uno de los ejemplos más llamativos se produjo cuando Doña Letizia lució uno de sus diseños, posicionándose como una de las invitadas más elegantes en la boda de los Príncipes Guillermo y Catalina de Inglaterra.

Lado empresarial

A lo largo de todos estos años, destacan que lo que más les costó conseguir al principio fue la credibilidad de su entorno cercano así como la de los expertos que les dijeron que su negocio no era factible. Sin embargo, afirman que las adversidades son el mejor y mayor aliciente para seguir adelante y aunque se han dado “tortazos” varias veces al desconocer determinados trámites empresariales, creen firmemente que lo mejor que puede hacer cualquier emprendedor es informarse bien de todo lo relacionado con su negocio ya que “muchas cosas no se hacen porque se desconocen”, puntualiza Mayaya.





programa de facturacion