Publicada la Ley que regula el mecanismo de Segunda Oportunidad

Segunda oportunidad regulación

El pasado mes de febrero, el gobierno publicaba el Real Decreto-ley 1/2015, que contenía el mecanismo de segunda oportunidad. Este mecanismo pretendía evitar una situación de asfixia a los contribuyentes que, no pudiendo hacer frente a sus deudas, se vieran en una situación desesperada, sin forma de salir adelante. La Ley pretende que aquellos que hayan liquidado su patrimonio para satisfacer a sus acreedores puedan ver extinguidas sus deudas y empezar de nuevo.

La Ley de Segunda Oportunidad contempla la negociación extrajudicial entre ambas partes para intentar solventar las deudas; siempre con el apoyo de un mediador concursal. También permite acogerse a este mecanismo a las personas físicas, cuando hasta ahora sólo se contemplaban estos procedimientos en el mundo empresarial. Si el deudor no contara con patrimonio suficiente para saldar das deudas, cabe pactar un plan de pagos a 5 años, al cabo del cual quedaría liberado.

El pasado 29 de julio entraba en vigor la Ley 25/2015. Repasemos las matizaciones más importantes que contiene el texto final.

* Se contemplaba que el plan de pagos a 5 años obligaría al deudor a figurar en un registro público concursal, que podía consultarse desde la web de Hacienda. Ahora se limita el acceso a ese registro para no dificultar la recuperación del contribuyente en quiebra.o.
* Las deudas con organismos públicos no se incluyen en este mecanismo. Tampoco las pensiones alimenticias.
* Los particulares que han sido exonerados de sus deudas tras cinco años, tendrán que devolver igualmente las cantidades en casos excepcionales en los que reciban un enriquecimiento imprevisto, como la percepción de un premio, lotería o una herencia.
* El que haya acudido a este procedimiento, no podrá repetirlo antes de 10 años. Si fuera un particular, quedará excluido si hubiera rechazado en los últimos 4 años un puesto de trabajo.
* La ley establece que no deberán declararse en el IRPF las rentas que pudieran ponerse de manifiesto como consecuencia de quitas o daciones en pago de deudas y que así se hayan establecido en un acuerdo extrajudicial de pagos o como consecuencia de la exoneración.
* Se reducen los aranceles notariales y registrales necesarios para los trámites.
* Los que se acojan a la segunda oportunidad verán desaparecer las cláusulas suelo de sus hipotecas, que impiden que las cuotas bajen a partir de un límite determinado a pesar de que el euribor sí lo haga.

El mecanismo de Segunda Oportunidad se plantea como un aliciente a la economía sumergida a la que se ven condenados muchos contribuyentes que no pueden salir adelante tras una quiebra.





programa de facturacion