¿Qué es un accidente “in itinere”?

accidentes in itinere

Es sabido que los accidentes que puede sufrir un individuo se consideran de trabajo si ocurren durante su jornada laboral y comunes si tienen lugar fuera de ella. De este modo, las contingencias por incapacidad de ellos derivadas pueden ser comunes o laborales. Lo que a veces pasamos por alto es que un accidente puede ser también de trabajo aunque se produzca fuera de la jornada laboral. Hablamos de los accidentes “in itinere”.

La Ley General de la Seguridad Social, en su artículo 115.1 y 1 nos dice que:

“Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena. Tendrán la consideración de accidentes de trabajo: a) Los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo”.

Es decir, si una persona sufre un accidente mientras se encuentra de camino a su trabajo o, al contrario, del trabajo a su casa, se considerará una contingencia laboral. Para que obtenga esta calificación, debe suceder en un momento próximo a la hora de inicio o fin de su jornada laboral. Por otro lado, el trayecto en el que ocurre ha de ser el usual u ordinario desde el domicilio habitual.

Esto significa que, si una persona se desplaza a su lugar de trabajo, pero se desvía de su ruta habitual o por cualquier causa y tiene un accidente, éste se tratará como una contingencia común. Lo mismo ocurrirá si duerme en un domicilio que no es el suyo y sale a trabajar desde allí. Sí se admitiría como accidente “in itinere” si se trata de una segunda vivienda.

Por otro lado, se exige que en el desplazamiento se utilice un medio de transporte adecuado y se conduzca con la diligencia debida. Si yo acudo a mi trabajo en una motocicleta cruzando en dirección prohibida para atajar y tengo un accidente, no podré pretender que se califique como un accidente “in itinere”. No se trata de que deba existir una rigurosa observanza de las normas de circulación, pero tampoco de una conducción temeraria.

Ante la duda, es el trabajador el que debe probar que el accidente se ajusta a las condiciones expuestas, aunque existe numerosa jurisprudencia en la que basarse para estudiar cada caso.

También son accidentes “in itinere” los que se producen como consecuencia de un desplazamiento fuera del lugar de trabajo para atender asuntos laborales.

anfix.com





programa de facturacion




[Nuevo] EL FUTURO DE LAS ASESORÍAS 2018: tendencias y claves para afrontar el cambio