¿Qué riesgos corre el que avala un préstamo?

Riesgo avalar

Cuando se solicita un préstamo a una entidad bancaria, tanto si va a destinarse a una actividad por cuenta propia como a la vida privada, lo más normal es que nos pidan un aval. Y ese aval suele ser un familiar que tiene una propiedad o bien una nómina estable, como puede ocurrir si ocupa un puesto como funcionario. Cuando se avala un préstamo de terceros, el avalista no suele sopesar como debiera el riesgo al que se expone.

El que avala responde responde de manera solidaria ante el impago de la deuda. Esto quiere decir que, si el titular del préstamo incumple sus obligaciones de pago, tendrá que hacerlo el avalista. De lo contrario, responderá con su patrimonio. Si ha aportado un inmueble como garantía, podrá serle embargado. Si la garantía es personal, responderá con todos sus bienes presentes y futuros. Avalar un préstamo supone asumir las mismas obligaciones que el solicitante, aunque no los mismos derechos.

En cualquier caso, hay que recordar que antes de embargar los bienes del avalista, lo harán los del titular del préstamo. El avalista tan solo tendrá que responder en caso de que el titular no tenga bienes suficientes con los que saldar la deuda.

El contrato de aval se firma ante notario. En él se estipulan las condiciones del préstamo y las obligaciones que asume cada una de las partes. Ante un impago, la entidad financiera iniciará en primer lugar acciones de reclamación contra el titular. Tan solo irá contra el avalista en caso de que no consiga cobrar. Lo normal es que la entidad tenga que respetar unos plazos antes de ejecutar el aval.

El avalista recibirá una notificación judicial requiriéndole el pago de la deuda contraída por el titular del préstamo. Tendrá que abonar, además, intereses de demora de las cuotas impagadas e incluso costes procesales, llegado el caso. Si no tuviera bienes suficientes para devolver la cantidad adeudada, podrá sufrir un embargo de salario, que le obligará a soportar una situación penosa durante largo tiempo.





programa de facturacion




[Nuevo] EL FUTURO DE LAS ASESORÍAS 2018: tendencias y claves para afrontar el cambio