Quiero ponerme como autónomo: ¿qué ocurre con la prestación por desempleo que me queda por cobrar?

autonomos prestacion

La interrupción en el cobro de la prestación por desempleo para darse de alta como autónomo es una situación frecuente para cualquier emprendedor. El futuro autónomo se encuentra con la duda de si será mejor agotar la totalidad de la prestación antes de aventurarse en un negocio propio o si, por el contrario, será más prudente “ahorrarse” una parte por si el proyecto no funciona y tiene que cerrar.

Ya hemos comentado la posibilidad de capitalizar el importe de la prestación que nos quede por cobrar para invertirla en la puesta en marcha de nuestra empresa. También comentamos la opción de destinar la cantidad restante de la prestación al pago de las cuotas de autónomos, o incluso de hacer ambas cosas, invirtiendo una parte y destinando el sobrante al pago del autónomo. Cualquiera de estas situaciones daría lugar a la extinción de la prestación, pues agotaría la suma que nos corresponde percibir.

Pero la opción de no utilizar una parte de la prestación también existe y puede resultar prudente. Ahora bien, antes de hacerlo, debemos tener en cuenta lo siguiente:

– Si la baja en la actividad por cuenta propia se produce una vez transcurridos 24 meses o más desde la fecha de alta, habremos perdido el derecho a reanudar el cobro de la prestación. En el caso de jóvenes menores de 30 años el plazo se amplía hasta los cinco años.

– Si el que pretende establecerse como autónomo es menor de 30 años, podrá compatibilizar la percepción de la prestación por desempleo con desarrollo de una actividad por cuenta propia, por un máximo de 270 días. Esto a condición de que no tenga trabajadores a su cargo. Deberá solicitar la compatibilización en el plazo de 15 días a contar desde la fecha de inicio de la actividad.

Si durante el ejercicio de la actividad autónoma cotizamos por cese de actividad (paro del autónomo), debemos tener en cuenta que esta prestación es diferente a la de desempleo originada en una contratación. Si cerramos nuestro negocio, tendremos que decidir si vamos a seguir cobrando la prestación que nos queda o si vamos a solicitar la de cese de actividad. Pero no podemos cobrar las dos.

 New Call-to-action