Los riesgos de las Redes Sociales para las asesorías

Asesorías y redes sociales

El sector de las gestorías y asesorías siempre ha sido muy tradicional. Sin embargo las nuevas tecnologías siguen imparables, y los despachos han ido poco a poco incorporándose al mundo digital; sobre todo por cambios en operativa de trámites con la Administración Pública. Sin embargo, todavía es escasa su presencia en Redes Sociales; y eso a pesar de que han revolucionado el mundo de los negocios haciendo que casi toda empresa esté presente en Internet.

Si el cliente es digital, las empresas también deben de serlo.

Hasta ahora las asesorías no han tenido que volcarse con las Redes porque sus clientes pertenecían a su misma zona geográfica. Además había suficientes como para no tener que explorar fuera de su territorio natural. Sin embargo, la creciente competencia y el uso de sus clientes de las Redes Sociales, obliga a la asesorías a plantearse muy seriamente su presencia en este nuevo canal; ya sea como complemento a lo existente o como apuesta única en modelos de asesoría más innovadora.

Las RRSS permiten una comunicación más rápida y sencilla con los clientes actuales y potenciales. También crear una buena reputación que nos diferencie de la competencia. Hablamos tanto del boca a boca tradicional como del nivel online (Redes profesionales). Sin embargo, por las características del negocio de las asesorías, hay unos riesgos que deben de tener en cuenta:

  1. Dar consejos gratis: las Redes Sociales pueden ser usadas como canal de consulta gratuita por potenciales clientes, lo cual tiene un elevado riesgo: primero económico, porque dejamos de cobrar por nuestros servicios, y segundo de imagen. Si por prisas y gratuidad no dedicamos el mismo tiempo o esfuerzo a responder una consulta online que en nuestro despacho, podemos dar una mala imagen a cientos de personas.
  2. Hablar de nuestros clientes: el negocio de la asesoría se basa en la confianza. Hay cosas que no se pueden mostrar en Redes Sociales, a diferencia de lo que pasa con ciertos productos. En los perfiles de empresa, es fácilmente controlable, pero no tanto en las Redes de nuestros trabajadores.
  3. Opinar libremente: tenemos que separar muy bien nuestras opiniones personales de las profesionales. Por lo que es recomendable no mezclar los perfiles en Redes Sociales. Hay que establecer un código de conducta para los trabajadores, aunque estén actuando con sus Redes Sociales personales.





marketing digital




Comentar

Venga, lánzate y haz el primer comentario. Estamos deseando escucharte.

Hacer un comentario